366 grados, día 243, Libro de caras

Mujeres

1
Algunas mujeres ni siquiera
tienen cuerpo.
Atrapan los pájaros feroces de los ojos
con sus ojos o con el trazo sutil, firme,
de sus contornos faciales,
capturan al deseo y la razón,
los anulan, los ciegan,
sin necesidad de voz ni inteligencia.

2
Las venus modernas no tienen nariz,
ni boca apretada, ni ojos de abismo,
las venus actuales no tienen raíz,
y estallan en frutos al borde del sismo.

Las venus de hoy tienen dos dimensiones,
desfilan en la tele y en las revistas,
mejillas hechas nalgas y ojos pezones,
no te desafían a que las desvistas.

Las venus al uso son intercambiables,
sirven para exprimir a los señores,
para alabarles y lustrarles los sables.

Las venus de plástico tienen las caras
retocables según los consumidores
y las más usadas acaban sin cara.

3
Nada como la indefensión del amor
para que esa cara parta al corazón
y se incruste como una espina quirúrgica
en el ojo que no para de latirla.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s