366 grados, día 247, Libro de caras

Caras nuevas

Se mueven como girasoles,
bajan la vista sobre hojas
que van llenando como pueden,
la levantan en busca del sol,
que hace lo que se le antoja.

El sol declara que pretende
que sean los soles futuros
y casi no las fertiliza
ni tampoco las autoriza
a que se miren entre sí.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s