366 grados, día 253, Libro de caras

Gigantografía

Millones de caras solas trajinan
calles infinitas y sus entrañas,
salen en grupos grises de la tierra
en gusanos de acero fordista.

Dios sabe cuántos de los transeúntes
navegan por las gargantas gondoladas
de las librerías constantes, fértiles,
acaso ajenas a su nación,
y cuántos de los que visten y calzan
zapatos prosaicos, trajes medidos,
ven de verdad los ojos que los miran,
colgados, tristes atrás de los lentes,
tan espectacularmente gigantes
cual una tribuna monumental
pero pensantes, sin puños ni arengas.

El plástico exhibe un escritor muerto
que solo mostraba su rostro
en arduas lecturas entrelíneas,
con dagas de palabras espejadas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s