366 grados, día 255, Libro de caras

Cara de puma de trueno,
cara de ñandú, alta y de viento,
enterrada jamás que para eso
es la cara de tatú,
de mulita, de lombriz,
cara quebrada de cuervo,
cara de ciervo, asustada,
cara doble de teru teru,
cara vigilante de chajá,
cara de liebre instantánea,
cara anunciada de zorrillo,
cara de Juan el Zorro,
que no avisa,
cara de carancho,
cara de apereá,
cara de parejera, de crucera,
de coral,
cara de cardenal,
cara de cotorra que repite,
cara que asoma el hocico
del carpincho, cara de
caracol, cara de picaflor,
cara de sabiá, cara de incógnito
del gato montés, cara zumbadora
del mangangá, cara puras alas
del mamboretá,
cara de coronilla,
de espinillo, de blanquillo,
de tala, de canelón,
cara gorda del ombú,
cara de tacurú,
cara roja del ceibo y cara blanca,
cara de abrojo y de totora,
cara de cielo azul y gris y negro,
cara de pampero, cara de viento
del norte, cara de viento como peste,
cara de las rutas de los ríos,
cara de la laguna mirim,
caras lunarejas, caras de bañados,
caras heladas y de mormazos,
las que se ven en todas
las caras bien puestas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s