366 grados, día 269

Anduve ayer disfrazado
de chancho, de parturienta,
de bailarín y de músico,
con alegres profesores
y con monjas desbundadas,
anduve de alma contenta
por una avenida inmensa
de una ciudad resumida,
anduve con mis amigos
y correteando gurises.

Anduve de carnavales
sin reglas ni tradiciones
más que destradicionar,
sin murga y sin más comparsa
que la de los espontáneos,
anduve desordenando,
con el ritmo de la risa
y el invento del instante,
anduve chupando aire
allá por las sierras de Aiguá.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s