366 grados, día 302

Así como el agua del río
se convierte en la del mar
y controvierte la velocidad
del tiempo,
así como existe
una Punta de la Salina
donde eso sucede oficialmente,
también el calor se subsume
en la contemplación
de un aire con menos mosquitos
y más favorable
a que uno desemboque
en el mundo
y que el mundo
desemboque en uno,
lo declaro oficialmente
en ocasión de celebrarse
este equinoccio.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 366 grados, día 302

  1. ¿Ya llegó el equinoccio? Y yo que sigo sin ver mis mitades. Beijos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s