366 grados, día 305

Hace tiempo no inscribo de esta forma
las huellas de mis dedos sobre el mundo,
son meses sin leudarme en esta horma
ni sembrarme en los cuartetos profundos

y lentos cual caricias ordenadas,
temía que el olvido me quitara
el ritmo de las sílabas contadas,
que la rima guardada se callara

o que errara al tiempo de los tercetos
pero los versos van rumbo a la meta
atravesando escudos y petos,

fluidos como andar en bicicleta,
fue lindo escribir este soneto
suave como la curva de una teta.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 366 grados, día 305

  1. fabianmulee dijo:

    ¡¡¡Esa, Nacho!!! Aguante el soneto.

    Me gusta

  2. Fernández de remate. Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s