366 grados, día 317

Versos tan oscuros
como el desconocimiento
de la oscuridad que se nombra.
Oscuros motivos, enredados,
caniche toy esquizofrénico
ladrándose a sí mismo y a su fabricante,
torpe, verborrágico, con espacio,
cree que razona cuando eructa,
persona fotocopiada de su pasado
copiado de un panfleto,
algún verso sano entreverado
en la tormenta de infundios convenientes,
pone mal las comas y me aburre,
en resumen, mal poeta,
se maneja su nombre
en el período de pases al olvido.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s