366 grados, día 320

Pienso que si la prensa
en su labor de chusmeta
me encontrara con la jeta
metiendo la pata, intensa,
no haría notas extensas
ni el mundo me escucharía
y tampoco se armaría
un lío binacional,
lo mío daría igual,
no interesa la poesía.

Queda claro que la gente
prefiere escuchar puteríos
antes que el agua del río,
si usted es alguien decente,
trabajador, diligente,
creativo, emprendedor,
perderá contra el jedor
de los que cagan a gritos
su pensamiento refrito
que busca siempre ser peor.

La democracia mantiene
un mecanismo eficaz
en contra del lenguaraz
que en el poder se entretiene,
a los jetones detiene
la voz callada del voto
que les dice que ya han roto
demasiado las pelotas,
es entonces que el que vota
hace valer su poroto.

Pero también es preciso
optimizar las ofertas
sin abuso de ideas muertas
o de panfletos occisos,
propongo discursos lisos
sinceros, tranquilizados,
inspirados, expirados,
propongo una profe de yoga
que nos limpie de la droga
de todos estos tarados.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en décimas, narrativa propia, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s