366 grados, día 330

El parlamento aprobó
por una gran mayoría
que desde hoy la minoría
es algo que terminó,
el casamiento cambió
y puede haber dos maridos
empollando el mismo nido
o de pronto dos esposas
cotorreando muy mimosas
dos de pecho sostenidos.

También podrán adoptar
a los niños que dejaron
machos y hembras que sudaron
y no quisieron cuidar
o no pudieron amar
al fruto de sus honduras,
hoy empieza la aventura
de que no importen los nombres
ni ser mujeres u hombres
sino las alianzas puras.

Dará igual el apellido
de cualquiera de los dos,
si somos hijos de Dios
y todo es como ha querido
en su infinita libido,
nuestra hogar es el abrazo
omnipresente y lindazo
de la gente que nos cuida
y que daría la vida
por salvarnos del fracaso.

Hoy resulta que es lo mismo
ser gay o heterosexual,
se pueden casar igual
las flores del lesbianismo,
los del más puto lirismo
o los que lo que siempre lo hicieron
y sus resultados dieron,
hoy somos todos iguales,
diversos y naturales
como las nubes del cielo.

(y se puso a llover)

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 366 grados, día 330

  1. fabianmulee dijo:

    Impecable.

    Me gusta

  2. gregoleiva dijo:

    Muy bueno!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s