366 grados, día 333

La acacia de nuevo
anuncia su calvicie
dando señales de su otoñaje
o, en términos astrológicos,
de que ha visto el giro
de todas las constelaciones,
de que se ha visto expuesta
a casi todos los signos,
a falta de uno, el signo final,
el que marca el cumplimiento
de un samsara en miniatura
que ha visto casi todos los poemas,
me pregunto con cuántas hojas
llegará su libro al último día.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s