366 grados, día 336

Hermano Martín Bentancor,
hombre de décima viva
de memoria positiva,
periodístico cantor
y excelente narrador,
les debo a usted y a Palacio
estos campestres espacios
de diez versos bien rimados,
ustedes me han arrimado
al arte de ser despacio

El arte del payador
es un puente hecho de viento
al que le vuelan los tientos
en la boca del cantor
y en el mundo alrededor
se aclaran los pareceres,
entran mil amaneceres
en cada trova bien hecha,
se desvanecen las brechas
y son de abrazos los seres.

Cada uno en su guampuda
se sienta con la guitarra,
desde su banco se agarra
y con sus riendas agudas
le pone voz a la muda
presencia del Creador,
cantamos alrededor
del centro del universo,
tal vez haya solo un verso
en que le acierte el cantor.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, décimas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s