366 grados, día 365

Estoy completando
una vuelta entera al sol
escupiéndole poemas
diariamente.

Capaz que ni se enteró,
ni ustedes,
ni yo,

como no nos enteramos
de una enredadera
sin muro ni zarzo
que tal vez se moldea
asimismadamente
en un desierto cualquiera
escondida al aire libre,
con lo que tiene,

que es poeco.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s