Dos sonetos enojados

1

El tipo te transmite una tristeza
de nubes de discursos pegajosos,
moda opacante sin entereza,
la cago y como defensa me endioso

amparándome en un estereotipo
que armamos un verano con amigos
a medias entre el vómito y el hipo
tipo lo primero que viene digo.

Estos estúpidos te dan desgano,
desarman con una sonrisa boba
detalles construidos grano por grano,

todos tienen razón, todos opinan,
predican el laburo pero roban,
te dicen que es güisqui pero es orina.

2

Cuando escucho a alguna gente, feas
son las ganas de darle su merecido,
veo que la tierra me rodea
y un solo vocerío convencido

ensucia el aire con sus letanías
contradictorias pero tan iguales
como chimentaristas en Hungría
que solo en mal gusto son rivales.

Todos portadores de soluciones,
todos técnicos, todos presidentes,
tipos que, mentalmente dependientes,

nos quieren imponer sus opiniones
compradas a un blog a bajo precio.
Vivimos en el reino de los necios.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s