Disturbios en la presentación de “Fóbal”

por Rodney Da Silveira, un tanto afectado por el vino garroneado a los países nórdicos

Tensos momentos se vivieron en la jornada de ayer en la Feria Internacional del Libro que involucraron política, fútbol y mormonismo.

Abreu no la picó, la durmió.

Abreu no la picó, la durmió.

Libro que tuvo poco espacio.

Libro que tuvo poco espacio.

Este cronista se encontraba sutilmente disimulado entre el público presente en el entrepiso de la Intendencia de Montevideo, masticando lo que podía y haciendo los honores a un opíparo vino ofrecido por la delegación nórdica, cuyos autores de novela negra habían concitado una atención cercana a la que atrajeron las copas y los canapés. La calidad de periodista deportivo de este cronista motivó la presencia en un evento tan ajeno a los intereses populares como la Feria Internacional del Libro ya que circulaba el rumor de que se presentaría “Fóbal”, un libro de cuentos centrados en nuestro deporte patrio. De todas maneras, la empresa no fue infructuosa ya que, amén de los invalorables contactos logrados, se tuvo la fortuna de presenciar un hecho noticioso.
La presentación de “Fóbal”, una adhesión de las rancias esferas literarias a las esferas de cuero, estaba pautada para la hora 21. Los autores que participarían del lanzamiento habían llegado con una puntualidad digna de mejores empresas, e incluso se pudo apreciar el atuendo a tono para la ocasión de uno de los intelectuales, en concreto la camiseta del player Egidio Arévalo Ríos, convenientemente sudada. El editor también había llegado e incluso había paquetes de libros dispuestos prolijamente para la venta, razón por la cual nada hacía suponer que la noticia irrumpiría allí como un gol de media cancha.
El intríngulis que afectó el normal desarrollo del espectáculo fue la extensión desmesurada de la presentación anterior. A saber: “La vieja trenza”, a cargo del Senador Sergio Abreu. El caso es que el connotado excanciller, munido de una diplomacia timermaniana, paulatinamente fue tiñendo su discurso de aires chavistas, castristas y, se dijo por ahí, con reminiscencias de la reciente alocución del Presidente Mujica en la ONU, ocasión en la que rebasara largamente su tiempo asignado. En criollo y mal: se fueron a la mierda con el horario. El efecto acumulativo de los minutos fue haciendo mella en quienes deseaban ingresar a la presentación del libro sobre nuestro noble deporte, de modo tal que, una vez abiertas las puertas por parte de la encargada de la Feria para forzar el desalojo de la barra, la hinchada comenzó a actuar como si se encontrara en la tribuna, utilizando sus manos como armas sonoras, blandidas en aplauso irónico. La situación tocó de lleno en la dignidad machista de uno de los presentes en el acto blanco quien, armado de coraje repentino, la emprendió a puntapiés contra la encargada de la Feria en su desesperada búsqueda de permanecer en la Intendencia. Al respecto, el politólogo Arnulfo Vailaentierra declaró que “se ve que se querían quedar en la intendencia, ya que no se pueden quedar con ella; además es significativo que se hayan trenzado justo a la salida de la presentación de un libro titulado ‘La trenza. Un hecho a destacar también fue que unos momentos antes de los insucesos se pudo constatar la presencia de la activista Irma Leites.’”
Transcurridos los hechos bochornosos, los escritores de fútbol hicieron su ingreso mientras la policía interrogaba al viril elemento que golpeara a una mujer, individuo de quien se supo que, tras una incursión en el mormonismo, se hizo blanco y saravista. Como la Intendencia cerraba, la presentación de la antología futbolera se resumió a un peloteo semejante al calentamiento precompetitivo propio de un fútbol cinco entre amigos. Todos dijeron que estaban contentos, orgullosos y agradecieron. Se destacó el hecho literario de que, como se trataba de fútbol uruguayo, los incidentes eran de estricta necesidad y que, al ser un acontecimiento literario, se imponía que la piñata no se perpetrara durante o después del partido sino antes de jugarlo. Desde altas fuentes de la editora Estuario se mostró optimismo sobre las ventas del libro, ya que “el quilombo da y da.”

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Estuario, fútbol, fútbol uruguayo, Hum Casa Editorial, Literatura en general, narrativa propia, Publiqué. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Disturbios en la presentación de “Fóbal”

  1. Pingback: El día del barbudito | Recreativo Secundario

  2. Norberto Ferreira dijo:

    Quilombro era el lugar donde los negros hacían sus reuniones ciudadanas.
    Deberíamos tener más literatura y cultura, para no utilizar lugares de resistencia ciudadana negra, que signifique relajo o similares.
    Una pena lo escrito, desconocimiento o simplemente racista?

    Me gusta

    • Estimado:
      Sé la etimología de la palabra, si bien lo de “ciudadana” no sé si es muy exacto. También sé que la palabra significa “prostíbulo” y que una acepción muy usada actualmente es la de “lío, desorden”. Si bien probablemente la palabra debió haber tenido un tinte peyorativo cuando se la aplicó a la casa de prostitución, esto sucedió hace ya mucho, al punto de que las comunidades quilombolas son parte del pasado. Desconocimiento no, por lo tanto.
      Racismo tampoco. No me interesa de qué color sean las personas ni de dónde vienen. Me agradan o desagradan las actitudes y maneras de ser. Simplemente la expresión utilizada, como una supuesta declaración de una supuesta fuente, fue en tono humorístico. En ningún momento existió intención de discriminar a nadie sino que simplemente utilicé una expresión muy común, para darle realismo a la participación del personaje.
      Me parece que, a veces, hay una fiscalización excesiva del lenguaje. Creo que su comentario es el caso. Por las dudas, lo aclaro de nuevo, me importan las personas una por una y no albergo prejuicios ni negativos ni positivos acerca de ningún colectivo, a excepción de los delincuentes, que suelen caerme mal.
      Saludos y felicidad

      Me gusta

  3. Norberto Ferreira dijo:

    Estimado Fernández de Palleja, leí su correcto comentario y agradezco su punto de vista, también me sumo a su desagrado hacia la delincuencia en todas las clases sociales.
    El quilombo, siempre está asociado al lío o la prostitución, dejo aquí el significado “copio/pego” de dicha expresión, feliz domingo para usted y sus lectores. Atentamente NORBERTO
    Quilombo (del kimbundu, una de las lenguas bantúes más habladas en Angola: kilombo) o también palenque es un término usado en Latinoamérica para denominar a los lugares o concentraciones políticamente organizadas de negros esclavos cimarrones en lugares con fuente de agua y cuevas, con alcaldes que ejercían su autoridad en el interior de los mismos.
    Wikipedia y mí descendencia.

    Me gusta

  4. Mónica dijo:

    Por favor no tienen otro comentario más pedorro que hacer??? Acá la palabra “quilombo” o “kilombo” que aprendimos desde la escuela sabemos lo que significa y los origenes, La usamos cotidianamente con otro sentido. Como quien dice se fue al “carajo” por decir que el “animal” con perdón de los animales de verdad, pateo a una señora. Creo que nadie se le ocurriría escribir para explicar que es el carajo en realidad,
    Porque no comentan la falta de respeto a sus conciudadanos o las agresiones?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s