Vindicación del zángano

Una rareza el zángano,
hijo de huevos
sin fertilizar.

Joya mal reputada,
habitante
escaso.

Tal vez lo envidiemos
porque hace el amor
volando.

Mártir
que entrega el endófalo
y la vida.

Qué mala prensa el zángano,
que hace reina
a la reina.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s