Décimas políticas sobre Mujica y eso de tener hijos.

Hacete eco.

 

 

 

 

 

 

 

El presidente Mujica,
maestro en hablar al pedo
y en andar metiendo el dedo
que revuelve y que critica
las cosas pobres y ricas,
ha mencionado de nuevo
que nos faltan los renuevos
por poca natalidad,
dijo una barbaridad
y si puedo ya lo pruebo.

Ha insistido el presidente
en que tengamos más hijos,
varias veces ya lo dijo,
pero él no se hizo presente
para ejemplo de la gente,
tal vez lo acose la ausencia
de niños en su querencia,
es como el hincha gritón
pero burro y barrigón
que anda exigiendo excelencia.

Al margen de la ironía
de la décima anterior,
hay un tema superior:
hoy nace la mayoría
donde está la minoría
del dinero y los servicios
y donde mandan los vicios,
nacen más y tienen menos,
llevan sus destinos plenos
de ceguera y sacrificio.

Gurises desatendidos
de madres que son gurisas
que se hacen mierda de prisa,
¿usted no escucha los ruidos,
los llantos, los alaridos?
A muchos les extirparon,
les borraron, les cortaron
las alas del pensamiento,
les donaron sentimientos
que a los vivos les sobraron.

La clase laburadora,
que ya es menos mayoría
de lo que antes solía,
vive en una licuadora
yugándola muchas horas
para comprar cascarriaje,
la vida se ha vuelto un viaje
tipo noria de pantallas
manejadas por canallas
que encima cobran pasaje.

Los padres que tanto laburan
nunca ven a sus gurises
y a eso le llamo crisis,
los señores de la usura
brillantemente supuran
y hacen más tosca la vida,
nos financian las heridas
que ellos mismos nos provocan
y felizmente convocan
a comprar mugres vencidas.

Traer más inmigración
es el otro postulado
que usted nos ha regalado,
¿acaso es la solución
agregar a la nación
un número milagroso
de extranjeros laboriosos
para puestos que no hay?
Usted se parece a un pai
cobrando el diezmo doloso.

Una dosis de pasión
y trabajo de verdad,
también tener la humildad
y la buena educación
de darle a la educación,
a la salud y la ética
menos palabras sintéticas,
todo eso se precisa,
que sea con calma brisa
y con discreta estética.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s