Poemas titulares

Foto de la diaria

Hay una particular poesía en los titulares de los diarios, en el megatexto que forman entre ellos, como islas de un archipiélago de icebergs de cartón que esconden negativos abisales en sus raíces. Eso se hace particularmente patente cuando son leídos desde el azul de internet, como una cinta que pasa y pasa y te va pegando golpecitos suaves con la forma de un corral, de rejas tras las cuales paseamos cual tigre blanco que, como en las noticias, está dispuesto a matar a un joven.
Sé verlas al revés, podría decir Filloy.

 

.

*
“Joven mata a tigre blanco.”
Tal titular
se ve imposibilitado
fuera
de este poema.

.

*
“Sangrar en la página.”
Metáfora referida
a los talleres
literarios.
Voy a poner uno.
Ya tengo comprados
los arreglos
que exigen
más arreglos
y el almanaque
con minas en bolas.

.

*
Se busca pareja joven
dispuesta a masajes
en tomógrafo
y dar la vuelta
al mundo
como actores
porno que revelan
su interior
más profundo.

.

*
Vandalismo:
acción y efecto
de derrumbar en equipo,
en medio de la noche.
la estatua del Sapo Ruperto,
estrella de libros infantiles.
Sinónimo
de analfabetismo.
En ciencias sociales,
dictadura.

.

*
Pasos para mantener la memoria
en perfecto estado,
acuérdese:
dé pasos,
manténgalos,
memorícelos,
perfecciónese,
olvídese de
pedirle al estado,
memorice este poema
y compártalo.

.

*
“Jugador africano
quedó pelado
en pleno partido.”

Yo fui quedando
de a poco,
mientras leía,
y nada
de títulos.

.

*
“Se hizo hombre
en la cárcel
de mujeres.”
Pareciera que
a falta de pan,
mal gusto
al titular.
Pero no.
Es verdad.

.

*
“Se calienta la campaña electoral:
filtran fotos de candidatos
debatiendo
desnudos.”
No les bastó con
“Bailar pegados.”

.

*
“Entrevista con Rafael Fernández y Andrea Revuelta,
la fórmula del Partido de los Trabajadores.”
Culpa del machismo y la ceguera,
ella debió ir a la presidencia.

.

*
España
abortó
su
aborto
al
aborto.
Negativo
por
negativo
no
es
negativo.

.

*
“Basile echó
al Papa del vestuario.”
Santísima tergiversación
del tiempo,
lo echó cuando era
un cura cualquiera,
con capa de batman.
Echame, Coco,
así gano el Nóbel.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s