Décimas políticas sobre el fin del bloqueo a Cuba

Allí es

En el día de la fecha
se acomodaron los astros
cuando Obama y Raúl Castro
declararon como hecha
la sanación de la brecha
comercial y diplomática,
parece que en la práctica
tendrán vínculos normales,
y con lazos fraternales
el amor será su táctica.

Los yanquis y los cubanos,
como los hombres sinceros,
podrán mandarse dinero
y comerciar como hermanos
y los derechos humanos
acaso se violen menos
por propios y por ajenos,
“el bloqueo ha fracasado”
dijo Obama, “ha terminado
este embargo del pasado”.

En Cuba están contentazos,
yo estallaría en llanto
si me librara de tanto
pisoteo y rebencazo
y el consiguiente trancazo
de muchas cosas deseadas.
Pero hoy no entiendo nada:
¿qué ocultas maquinaciones
han hecho que las naciones
de pronto estén abrazadas?

La gran isla comunista
espera la mejoría
de su triste economía,
la población está lista
para hacerse consumista
como mandan los dictados
del imperio del mercado
y aprovechar, por supuesto,
ya tienen todo dispuesto,
que llegan más invitados.

Dicen que el papa porteño
propició negociaciones
y quiere también galardones
el Pepe que puso empeño
en este milagro isleño
al traer guantanameros
que tenían prisioneros
y en la isla torturados
los gringos uniformados
sin juicio y sin asidero.

La noticia es impactante,
y anunciada así de pronto
nos deja a todos cual tontos
prisioneros del instante
y mirando hacia adelante
sin saber si hay algo atrás
o si esperar algo más
de esta limosna tan fuerte
y virtuosa de tal suerte
que me huelo a Satanás.

Para mí es cortina de humo
que está cubriendo otra cosa
posiblemente horrorosa
y bestial en grado sumo.
Pienso en el planeta Ummo
y que el estado del arte
permite pensar que Marte
esté poblado y ataque
colocándonos en jaque
o cortándonos en partes.

Los Annunaki tal vez
operen tras bambalinas
y vendan la brillantina
de este mundo del revés
donde siempre manda el pez
grandote que se camufla
y calza eternas pantuflas
porque es fácil su trayecto,
siempre el principio es abyecto
y sus principios insuflan

los que deciden la agenda
de las paces y las guerras
en los comicios y yerras
de la gran carnestolenda
que es difícil que se entienda.
Les presento las disculpas
por andar buscando culpas
donde se vende alegría,
ocurre que mi teoría
es que nos ven como pulpa.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s