Je suis l’un et l’autre

Ni si seré.

Ni si seré.

1- La respuesta rápida nos deja en órsai. A alguien debe convenirle. ¿Y si son unas Torres Gemelas más baratas? ¿Y si tienen que ver con los aviones que desaparecen y caen? ¿Y si se relacionan con el discurso belicista ruso? Y el norteamericano, y todos los otros que juegan a la geopolítica.
2- Uno no está ahí en donde suceden las cosas, aunque reciba informaciones, así que todo lo que diga está teñido de distancia. Por otra parte, la información que llega parece venir siempre por la misma tubería. ¿Son fidedignos los datos? ¿Qué es lo que no se sabe? Yo mismo, a mi mínima escala, he manipulado información, como por ejemplo el día hace como dos o tres años en que puse la imagen de una ecografía cualquiera en facebook, por la cual todavía me felicitan.
3- Mataron gente. Primero a los dibujantes y después a unos muchachos, que nunca sabré si fueron los que perpetraron o idearon la masacre.
4- Yo no siento que mi libertad de expresión deba ser irrestricta, por cierto, la limito a favor de lo constructivo, sin que esto signifique andar mintiendo, me interesa lograr encontrar una verdad pacífica. Las caricaturas de esta revista Charlie Hebdo eran groseras. Lo digo siendo que las religiones organizadas occidentales me parecen inmensas farsas represoras, aunque por supuesto que existen miembros de las mismas que son preciosas personas. También el mito laico puede tener igual fuerza violenta. Lo interesante sería que nos viéramos como personas y no como masas alineadas tras creencias, que eso parece convenirle a unos cuantos. Sería fantástico que dejáramos de meternos con lo que piensan -o no piensan- los otros y nos metiéramos -mucho- con lo que nosotros mismos pensamos o creemos, y que esperáramos si el wáter estuviera ocupado.
5- El fanatismo puede convenir o no según la circunstancia. Los fanáticos del fútbol son muy útiles para el circuito económico, que se nutre de esta “pasión”. El fanatismo de los musulmanes es funcional a los intereses de las botas de ciertos ladrones de petróleo, y tal vez hijo de sus agresiones, como un mecanismo de defensa. También hay fanáticos dentro del bando de los libertarios. Y gente armada que entra a matar gurises en escuelas, muchos, muy frecuentemente. Actuar como masa significa que podemos ser amasados por dos manos.
6- Como alguien que juega con las palabras y las ideas, no negaré que me siento un poco identificado con los dibujantes. Y también me siento identificado con los musulmanes -o gente de ese origen- que se jode sin comerla ni beberla.
7- Soy los unos y los otros. Dentro de mí anida el el amante de la sátira más salvaje, el más salvaje, el agredido, el agresor, el fanático, el cuestionador, el meador de monumentos y el que los construye. No soy, espero, el mejor que puedo ser. Para eso está la vida.
8- Me parece que la libertad es un mito frustrante. Hasta que no progresemos mucho en nuestras técnicas de control mental nos mantendremos severamente limitados por la gravedad de la Tierra, de la cual somos una parte y cuya destrucción no es más que la nuestra propia, con lo cual se roza la idea de suicidio colectivo, a la manera de los cultos mesiánicos. Aceptar nuestras cegueras actuales puede ayudar a que tanteemos mejor.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Algo que pensé. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s