Décimas del Festival de Poesía de Córdoba

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La docta Córdoba estos días
en el Cabildo reunió
una fiesta en que vibró
lo mejor de la poesía
salvo un poeta que había
olimareño y pelado
pero dejándolo a un lado
todo fue espectacular,
una belleza el lugar
y enormes los invitados.

Vates de varias provincias
y otros países también
se acoplaron bien de bien
con sus versos cual caricias
que inauguraban albricias
o con gestos contundentes
y metáforas urgentes,
la diversidad es la fiesta
que no permite la siesta
ni que se escape la gente.

El Alejo Carbonell
con el Sironi Gastón
y un Ferreira calladón
los tres juntos son Gardel,
ora ponen el mantel,
ora un milagro labran
o de repente taladran
en la Municipalidad
de su preciosa ciudad
para lograr que les abran

los locales y las arcas;
dispuestos y macanudos,
nunca se hacen los boludos,
se nota que no son garcas
y los quiero de jerarcas,
dejan el alma en la cancha
y hay que ver lo que es de ancha
con los sesenta invitados
y cientos que están sentados
oyendo sin una mancha.

Fue pura felicidad
leerle a tantos oídos
y escucharle los sonidos
a poetas de verdad
que celebran la beldad
del encuentro y lo inefable,
paraísos habitables
más allá de lo que mandan
las ofertas y demandas
de un mundo injustificable.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s