Dos árboles educativos

Hojas.

*
Una especie exótica,
del frío desértico
de las academias.
Puros conceptos
lentos en la bruma,
sin flores,
ni frutas,
ni sombra
ni sol.

.
.

*
En las escuelas,
antes de que se plantaran
antenas y computadoras
se plantaban
ibirapitás,
también llamados
árboles de Artigas
porque abajo de uno de ellos
tomaba mate el prócer jubilado.
Plantamos uno
con un amigo geográfico.
Ya superó
el año de vida
pero no el metro.
Lo veo grande,
eso es la revolución.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Educación, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s