Baniano

107011

Abrazado a la tierra y al sol

Las palabras están vivas, pulsan,
como “baniano”, voz que me decía
“gran sombra descomunal y fresca,
tumescente y con aires de templo.”

La Enciclopedia documenta
la telepatía del sustantivo.
Agrega que al Ficus Benghalensis
le brotan raíces de las ramas,
así de firme, así de cuidadoso,

omite no obstante decir
que nuestro amor es un baniano
exótico, raro, suerte
de abrazo longevo con la tierra
y cobijo para otras gentes.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s