Décimas anchas sobre este año intenso

Todos los gobiernos cambiaron este año:
la presidencia, la intendencia, la dirección
y hasta las riendas de este corazón,
hubo unos cuantos que se sintieron extraños
y decidieron reparar solo en los daños
sin agradecer el nuevo escalón
que permite abrazarse al filón
de la semilla de virtudes que somos,
para tantas gracias se precisa un tomo
en que igual no cabrá tanta emoción.

La política, intramuros y extramuros,
ha cambiado de partidos y de gente,
como signos giran los dirigentes
criticando pasados y vendiendo futuros,
dicen que se avecinan tiempos duros
para las economías de la región.
Repetir loramente una canción
o componer melodías creativas,
ideas nuevas, refrescantes, vivas,
un camino demente, otro al corazón.

Hablando de letras, mi poesía,
cruzó por primera vez la frontera
y leí en la Córdoba festivalera,
Carbonell y Sironi se movían
con Ferreira y la fiesta transcurría
buena, feliz y multitudinaria.
No tengo cómo declararme paria:
se avecinan mis textos traducidos
luego de haber sido elegidos
en una justa ecoliteraria.

Tengo un libro de poemas para el año,
unos que dieron varias vueltas al sol,
escribí también, y corregí, un gol
narrativo de tema algo extraño
en que enredo y también desenmaraño
los periplos en un ecosistema
que sale en la prensa por sus problemas;
depende, como siempre, del editor,
de que mi libro se gane su amor,
que calcule el éxito y que no tema.

Supe correr, relaté una megafiesta,
nos inventamos un festival de poesía
interliceal, eso no se hacía,
coorganizamos un ciclo de poetas
en el Café París, “Pandepoetas”,
me separé, me mudé, me casé,
con algunos compañeros ocupé
un liceo como modo de protesta
como duelo por medidas funestas,
lloré, reí, pensé, hice y amé.

Doy gracias a los que siempre estuvieron,
espejos amables de mi camino,
compañeros en el agua y en el vino,
doy gracias también a quienes se fueron,
estaba escrito, y a quienes vinieron;
me tocó una existencia interesante
con las ganas que tiene el inmigrante
de hacer cosas, casas, casamientos,
cada día un acontecimiento
y, con tus ojos, el mundo por delante.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en décimas, poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Décimas anchas sobre este año intenso

  1. Marcelo Paz dijo:

    Nacho querido por lo que veo te han pasado muchas cosas este año quiero añadir una más, que un compañero de Facultad te localizó después de muchos años. Un gran abrazo Marcelo “el tanque” Paz.

    Me gusta

    • ¡Apareciste, junagransiete! La otra vez hablábamos con el Bola Tisnés de que no te habíamos encontrado más… Decime cómo te encuentro, que no tenés link. Gran abrazo, loco

      Me gusta

      • Marcelo Paz dijo:

        No me acordaba del apellido de Rodrigo, ya lo localice por el fb. pero a vos no te encuentro. Te dejo mi correo así nos intercambiamos telefonos, marcepeace@hotmail.com. Que alegría contactar con ustedes, ya nos pondremos al día. Abrazo

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s