Dos sonetos definiendo al amor

*
Ya se explayó Lope en definiciones
con verbos que describen al amor,
proliferan sobre el tema las canciones
entonadas con dolor o con candor.

Las épocas, naciones y religiones
lo restringen, lo amplían, lo desprecian,
lo reglamentan, le ponen condiciones
y, en casos raros, lo alientan y lo aprecian.

Fiel a tales misterios gozosos,
me inclino por un apunte arquitectónico:
se requieren ambientes espaciosos

aptos para las volutas del fado,
banderas blancas para rendirse tectónicos
y un rincón para abrazarse embelesados.

*
Tus ojos, tu piel, tu pelo, tus caderas,
lo que nuestra danza desencadena,
tu inteligencia, tu ternura, tus maneras,
las manos que preparan nuestra cena,

el primer día y la primera noche,
los que ya vamos y los que se vienen,
las palabras dulces si vamos en coche,
los reproches, las risas, los sutienes,

la flor más clarita de tu vientre,
el tiempo relevado, los enojos,
las puertas amplias para que entren

bandadas de futuros florecidos,
río como mar en que me mojo,
madre tierra, mapa de mis latidos.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Sem categoria, soneto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s