Reflexiones a partir de la estatua de la Virgen María en Montevideo

------1 stupac color novosti

Ella y…

*

Acabo de darme cuenta, escuchando a Tom Jobim, que Lenine había hecho un homenaje intertextual. Tom decía que “se derem vez ao morro, todo a cidade vai sambar”, unos versos que yo ignoraba, y Lenine dice “se derem vez ao morro, todo o universo vai sambar”.
Como está el tema de que pretenden instalar una estatua a la Virgen María en la rambla de Montevideo, me parece que podríamos instalar una una cuadra con estatuas de Lenine, Tom, Vinicius, Chico Buarque, Chico César, Elis Regina; Maria Bethânia, Marisa Monte y toda esa gente, que para mí tienen el rango de divinidades.
Como nos quedaríamos cortos, sería ineludible una calle entera con monumentos a músicos uruguayos. Un barrio a los escritores. Toda la ciudad para que cada persona tenga su representación escultórica, tanto que pase a ser una de las ciudades de Calvino, cuyo nombre no se me ocurre ahora, con figuras gorditas, calvas o pletóricas.
El país todo esculpido con las imágenes de su gente, de la que fue, la que es y la que puede ser, todo el país como un patio de esculturas incesante de progresión geométrica, si se considera que después se representaría también a los turistas que vendrían a sacarse fotos.

*

*

Ordenamos en niveles
de consciencia y sensibilidad
desde lo unicelular, lo vegetal,
hasta lo animal y lo humano,
inconscientes quedan las piedras,
ellas no los conmueven
a los vegetarianos.

En este mundo en que es más fácil
concebir un dios UNIVERSAL
que un puñado de razas
extraterrestres,
debemos considerar
que para alguien, es seguro,
somos menos que las piedras.

*

*

Coraje es
salir a cortar un centro a la mitad de la cancha
y de chilena
y después pegarle una patada monteresca
a la estatua
de Bengoechea.

Nota: este último poema terminó siendo un homenaje a aquellos cartelitos de colores que decían “Amor es…” y después cosas que denotaban actitudes tiernas que no recuerdo. Llamo a los lectores a contar qué era que decían esos mensajecitos tan edificantes.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s