Milanesas

“Toda persona de bien sabe que no existe animal no milaneseable.”
Martín Palacio Gamboa, en su muro de facebook
“Un día, les pregunté a mis alumnos quién había comido milanesas ese día. Solo uno no levantó la mano pero no me llamó la atención porque tenía un diagnóstico de mudez selectiva.”
Carlos Pérez de Alcántara, en el capítulo docente de su autobiografía “Mi vida, mi vida”
milanesa_comida

Milanga

De vaca, de pollo, de chancho, de oveja,
de carpincho, de mulita, de ñandú, de apereá,
de biguá, de cotorra, de cazón y de merluza, de carne de cañón,
de especies silvestres, extintas o en extinción, de caballo
aunque proteste don Santos Inzaurralde,
de megaterio, de megalodón, de dinosaurio si justo
conseguimos mandarnos el ansiado viaje en el tiempo,
de leona, de ñu, de jirafa, de elefante, de oso panda,
de ballena, de tiburón, de manta raya, de murciélago,
de vampiro, de gárgola, de íncubos y súcubos,
que hay viajeros y lectores,
de yogui, de político, de manifestación, de secuoya, de musgo
de lo que sea que tenga a mano el compatriota
de ocasión, de yerba, de porro, de cerveza,
de trigo, de paja, de amor verdadero, de ausencia,
de pan, de paz, de trabajo, de pitufo, de revistas
del corazón, de quijotes y de panzas, de personajes
y partes de personajes de la carnicería de la literatura
universal y del mundo porno, tipo milanesas de teta
y de orgía, de berenjena pero nunca de soja
y menos de glifosato ni de mina a cielo abierto,
de lentejas, de porotos, de todas las comidas del mundo,
milanesas de canelones, de ensalada, de estrogonoff,
de cocina molecular, de farofa, de guiso carrero,
milanesas de milanesa, milanesas de todo lo que se mueve
y lo que no, de mujeres italianas, especialmente
las propias milanesas y las napolitanas,
de futbolistas italianos para las damas,
carreras y concursos de tamaño, cantidad y calidad,
una enorme milanesa para el libro de los Récords
que cubra de pan rallado la superficie de cerca
de ciento setenta y siete mil kilómetros cuadrados
de este país cuya forma y contenido es milanesa.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s