Diccionario de poemas se publica letra por letra

poemas lento

¿Querés ver completo? Agenciate tu Lento

Gabriel Lagos, editor de la Revista Lento, me había propuesto escribir todos los meses una columna en la que, en décimas, comentara hechos periodísticos. Por algunos minutos me sentía un poco como un cronista de estos tiempos y me gustaba la idea. Hace poco, me propuso darle una nueva forma a mi participación en la revista. Entonces aproveché para introducir una idea descabellada -nunca tengo elucubraciones con pelo- que se me había ocurrido hacía poco. El tipo dijo que sí.
El asunto se me ocurrió mientras leía “La casa del silencio” del muy recomendable escritor turco Orhan Pamuk. Un personaje perseguía la quimera de escribir, él solito, una enciclopedia que combatiera -y en sus sueños, venciera- lo que él percibía como superchería religiosa de su pueblo. Allí estaba presente el eterno tema de Pamuk de la tensión que hay en Turquía entre Oriente y Occidente, Europa o el Islam. Aun con todas las de fracasar, me impresionó la intención del personaje de generar tal edificio de palabras. Se trataba de un objetivo claramente desmedido y debo reconocer que me sentí identificado. A veces se me vuelan los pájaros y me resulta complicado tener metas concretas, diarias y escuetas. Entonces por ahí ando con los bueyes empujando la carreta. Lo mismo me había pasado la otra vez, cuando se me ocurrió publicar 366 poemas seguidos en esta página, como resultado de lo cual este año va a salir un libro de poemas (que no son tantos).
No sé cómo la idea se me convirtió en ganas de escribir un diccionario. Tal vez tiene que ver con una visita que hice a una casa donde la madre de familia, ante una duda, bajó con toda presteza un diccionario de esos gruesos que edita Espasa Calpe. Hay que recordar que siempre hay alguien que los escribe a los lexicones. Por ejemplo, cualquiera que haya tenido contacto con la lengua portuguesa sabe que dos de los principales diccionarios a los que se recurre son el Aurélio o el Houaiss, ambos bautizados en honor a quienes dirigieron sus trabajos de recopilación y escritura. En mi caso, pensé que lo que podía hacer era un “Diccionario de poemas”, en el cual me sacara el gusto de escribir poemas sobre todo lo que se me ocurriera, letra por letra. Porque, a contracorriente de la acostumbrada recomendación de ser conciso y de podar, me interesa mucho lo torrencial y lo selvático.
Pues bien, en la edición del mes de mayo de la Revista Lento, que va por su número 38, en una de las últimas páginas se publican tres textos míos correspondientes a la letra A, bellamente ilustrados por Alejandro Vázquez. Mi proyecto abarca muchas más palabras. Lo que acordamos con el editor es que cada mes le voy a mandar un ramillete de textos sobre la letra que toque, así que en teoría tenemos para más de dos años.
Lo celebro, en primer lugar, porque mi idea mostró su primera hojita y, en segundo, porque hay una muy linda revista que le está dando un lugar a la poesía. Espero estar a la altura de esto último. Por cierto, voy a aceptar y agradecer sugerencias y pedidos.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Diccionario de poemas, poema, Publiqué, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s