Soneto de Lenine

0

León del norte, brisa tortuga,
orquidiólatra, tempestuosamente
compone verbos viejos que conjugan
sus tiempos para una nueva mente,

va relampagueando con paciencia
sueños medievales, versos marcianos
medidos con litúrgicas ciencias,
melena, grito, guitarra, manos,

música él mismo, se pregunta
de dónde viene la canción, de dónde
vienen esas notas todas juntas,

imposible escucharlo desde la silla,
es luz sin sombra que nada esconde,
es tránsito, puente y las dos orillas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Sem categoria, soneto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s