MMTHH sobre el Día de la Mujer, comunicado público.

El Movimiento Mujeres al Trabajo Hombres al Hogar es, por naturaleza, adherente, pero no acrítico. Frente a la coyuntura que se vive en vísperas de un nuevo 8 de marzo, con todas las conmemoraciones que ello implica, el MMTHH recuerda que su plataforma propuso, desde su piedra fundacional, la erradicación de la mujer del ámbito doméstico y su sustitución por los verdaderos hombres. Nuestra ONG, cuyas autoridades han sido autoelectas de acuerdo a disposiciones las estatutarias correspondientes, considera que la mujer está vastamente más calificada para la más amplia variedad de las opciones laborales que propone esta sociedad capitalista y que la humanidad debe dar un salto evolutivo hacia la domesticación del género masculino, lucha política en la que, como primer paso, proponemos la actitud que más conviene a la convivencia: ceder.
En concreto: ofrecemos ceder toda clase de participación en la vida pública, sea esta política, académica, artística o sindical, con lo cual va quedando claro que tenderemos a la no vociferación. Ceder a la vida académica será probablemente lo más fácil, ya que en casi todas las carreras la mayoría son mujeres, de modo que bastará con silenciar a una minoría masculina que generalmente toma la palabra gracias a la pasividad machista del colectivo femenino, sector de la población al que también apuntamos. Ceder a la vida artística no representará un reto porque prácticamente no hay artistas (como si el rock fuera arte). Ceder a la vida política partidaria sería un importante salto de calidad, en virtud de que consideramos que la sociedad se merece ser expoliada y engañada por mujeres después de tantos miles de años de casi monopolio hombruno. Peor no podría ser, aunque, en recientes declaraciones, ciertas dirigentes han demostrado que son capaces de bajezas análogas a las que tradicionalmente han perpetrado sucesivas bandas de amigotes. En cuanto al ámbito sindical, es donde tenemos depositadas menos expectativas, ya que es sabido que las mujeres suelen ser bastante más trabajadoras que los hombres.

Con respecto a la reciente polémica suscitada en torno al aborto en que un hombre reclamaba por vía judicial que una mujer se abstuviera de tal método de control poblacional, declaramos que:
1- No podemos opinar porque no estábamos ahí y no conocemos a las personas (en la misma línea, si estuviéramos ahí, no sabemos si opinaríamos o si trataríamos de ayudar a mejorar la situación).
2- Todo es gris y, en este caso, opaco. Esto significa que rechazamos la aplicación de eslóganes a la situación y que no sabemos muy bien qué fue lo que pasó porque, no olvidemos, toda la información que tenemos proviene de los medios masivos de información al servicio de algo que no sabemos lo que es pero no nos gusta porque los dueños son hombres que no adhieren a los postulados básicos del MMTHH.
3- No entendemos por qué el hombre recurrió a la justicia, ni por qué sigue recurriendo a ella. Tampoco ha hecho nada para caernos bien.
4- Por fea que nos parezca, la decisión de una mujer es incuestionable porque a) en caso de tener una superioridad de fuerzas, es un abuso cuestionarla y b) porque, en caso de que la mujer esté en su plenitud igualitaria, siempre tendrá más argumentos, sean estos de la clase que sean: el MMTHH propugna la escucha pasiva, paciente y resignada. En todo caso, podrían formarse grupos de reflexión de varones domésticos en cuyas instancias se habilite compartir nuestros sentimientos.
5- Reclamamos se introduzca un proyecto de ley que faculte el embarazo del hombre con operaciones quirúrgicas tales como la implantación de útero y la concomitante implantación de feto, aun en un contexto en que nacer en esta sociedad más que vida parece un cumplimiento de pena.

En cuanto al Paro de mujeres, estimamos que se parece a todos los otros paros y que, si las convocantes fueran japonesas, no recurrirían a tal medida sino que trabajarían más. De todos modos, nuestra tesitura será continuar abocados a las tareas domésticas y, aprovechando que nuestras patronas estarán movilizadas, barreremos la casa mirando el partido del Barça y el PSG por la Champions porque se trata de nuestro cuerpo y reclamamos poder echar panza mientras criticamos a los atletas que no fuimos ni seremos.
Seguiremos trabajando pacíficamente por una reasignación de los roles de género tan arbitraria como la anterior pero por lo menos nueva. Además, sostenemos que el Día de la Mujer es todos los días, como todos los otros días, que son todos los días.</p

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en MMTHH, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s