Poemas de la R

5877

Restos

Uruguay despide los restos
de Washington Benavides,
dice el informativo.

¿Qué son los restos
de un poeta? ¿Borradores,
cenizas del libro quemado
en Tacuarembó?

Ardió con fuego nuestro
y alumbró con milongas
las voces de los cantores,
qué restos va a tener
si ha brotado en tantos
campos y en el aire,

no tiene restos,
deja montes plantados
de jazmines del país
y un enredo desatado.

.

Recuerdo

Con carácter de mantra y urgente
vienen siendo mis recuerdos,
el tiempo insiste en no estar,
rosario fiel, repetido,
vuelve a las seis milanesas,
la lluvia insípida de un beso,
los hombros dormidos suaves,
la cabaña, la frase que un día
reveló la esencia, insidiosamente
un estribillo adverso, anterior,
el inicio fulgurante y el temblor
detonado, la nación desvanecida,
la casa con cimientos de aire
y una nubazón pertinaz,
negra, sobre los ojos del corazón.

.

Riesgo

En Villa Riesgo
hay una población estable
con todos los rasgos
iluminados por las rayitas
de luz
de la celosía,
no corren el riesgo,
lo caminan,
de vivir allí.

.

Ruta

La ruta acostada, a poca distancia
de mi casa, de mis pasos,
me llamaba con su voz gris,
a su lejanía.

La sed, el cansancio y la fe
se empinan con los kilómetros,
los cerros, el sol, los cuervos,
la bicicleta pesa más,
la ruta se pone de pie.

Se sabe la propia altura
no al escribirla,
ni siquiera en mil libros,
sino al dejarse cincelar.

.

Romance

El romance es una piedra
que canta y rueda en el agua,
lo pulen el tiempo y las voces
por donde circula y mana,
cuenta la historia de un preso
cuyas alas se desatan,
nos coloca entre la sangre
del fragor de la batalla,
el romance es como un río
de orillas viejas y exactas
que cruza mapas ignotos
desde una gente lejana
hasta los soles de hoy,
tiene el brillo de mil canas
y la frescura del brote
de tantísimas mañanas,
el romance es una lengua
de muchas ramas hermanas,
es el aire que susurra
entre raíces y ramas,
un perfume singular
y común que se derrama,
hierve liviano y fresco,
refugio, remanso y llamas,
una posta hecha de versos
a lomos de la guitarra.

.

Rol

Cada cual tiene su rol
en el juego de los roles,
a unos les toca de sol
y a algunos otros bemoles.

Cada cual lleva su sayo
y su armamento de plástico,
en cada esquina hay ensayo
de las caras con elásticos.

.

Rasgo

1

El Artigas sabio de Blanes,
el bigote de Don Pepe,
el poncho de Chiquito,
la sonrisa aguda de Wilson,
las cejas, el brazo cortado,
una gorra del pasado
y un párpado que cae
en el tiempo de la comisura,
la cara nublada en el espejo,
tenemos rasgos comunes
y siempre queremos admitir
más unos que otros.

2

La suavidad de los comienzos,
los rasgos encandilantes
de tu belleza y mis rasgos
más amables.

Hay rasgos, después,
que se encargan
de lijar los principios

 

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s