W de Whisky y Wilsonismo

whisky

No se asocia la imagen de Wilson al amarillo rocoso, no.

Whisky

1

El poeta cantor perfumaba su voz
con su pócima más fiel y amarilla,
té con hielo espiritual y coz
que va ajustando el hombre a la silla,

vitral ambarino de Escocia, rito
reposado de espada pensativa,
fuego y agua combinados, el hito
de veladas tranquilas y noches festivas,

el giro enlentecido de la consciencia,
el descender o el desbarrancarse
por las laderas propias, la ciencia

es saber tomarlo sin ser tomado
por los demonios, sin aniquilarse
en la danza vomitiva del mamado.

2

Terreno anegadizo empantanado
por el whisky, eso fui,
suelo movedizo, catarata ácida
en fechas tropicales, imágenes
fijadas en jirones de la memoria
sacudida por el alcohol
y por la cumbia del pueblo,
una cara se ríe eternamente
de las palabras sin inhibiciones
que salían de mi boca descriteriada,
es posible preguntarse
si la señorita se reía del mareo
del nabo que decía
incoherencias abombadas
o si el fuego del alcohol
habría liberado el caramelo
quemado de la poesía,
en todo caso, el derrumbe
de todos los otros recuerdos
guardó para siempre
una sonrisa enigmática.

3

Y, después, un territorio
desértico, venusino,
la atmósfera de ese planeta
se pasó de copas
hace tiempo,
la consciencia incipiente
de la medida de las medidas,
la reflexión sobre el equilibrio
que hizo algún griego en pedo
antes de probar los venenos
que se cultivan en el norte.

.

Wilsonismo

Patología política, síndrome
de cara adusta y gutural,
epigonal, triste
como cualquier otro,
naturalmente alejado
de los rasgos creativos
de su líder,
no tiene mayor distinción
con el pachequismo,
el emepepismo,
socialismo, peronismo,
batllismo, herrerismo
u otros movimientos
que muestran el calor
húmedo y corrupto
contenido en el sufijo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a W de Whisky y Wilsonismo

  1. ¡Excelente, estimado! Estaba tratando de olvidarme de la morfología cuando encontré esta linda pieza: “…el calor húmedo y corrupto contenido en el sufijo”. Muy bueno, pero me llevó al cargo de conciencia por alejarme de los morfemas. Abrazo.

    Martín Acuña

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s