Día del libro: protesta y propuesta

Se organizarán maratones de lectura,
presentaciones de libros, actividades
con escritores vivos, conversatorios,
ofertas, ventas, sueltas de ejemplares,

todo aquello que parezca un escritor
será convocado a diversos lugares,
sin que sea necesario casi nunca
haber leído ni gustar de la literatura,

con los años el volumen cultural
de tales hechos tomará el cariz
de la identitaria Noche de la Nostalgia,
se insertará en las guías turísticas,

recordaremos que hubo páginas
e inclusive personas que las leían,
habrá museos de pocas palabras
y homenajes para el informativo.

Propongo, contra este apocalipsis,
organizar sesiones de espiritismo
con escritores muertos y también
con los personajes de las aventuras

que tanto nos divirtieron, ay, Perla
de Labuán, igual peleo con Sandokán,
propongo organizar además
una gran quema de ejemplares

con las tapas de las mejores historias,
lo prohibido es sin dudas lo mejor,
y con las páginas de los ejemplos pésimos
de cómo gastar tinta y papel.

Deseo, en otro orden, que se conozca
que los griegos no leyeron a Borges,
que Borges no leyó lo que escribimos
y que si nosotros leímos a Borges

fue porque lo encontramos de milagro
mientras evitábamos estudiar
alguna cosa de la que nos olvidamos
y los festejos que nos encantan

terminan, colorín, indefectiblemente,
Dios colorao, con un tremendo fuego
que ilumina la reunión de cuentos,
asado, chorizos, vino y Martín Fierro.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.