Poemas con N

n19

Nubes

Un cielo así, abriloso,
como de primero de mayo,
sin sombra de nubes,
ni un algodón,
solo luz.

Un cielo así,
tan voluble, volátil,
una tormenta sin nubes
se descargó tronando
entre nosotros.

Un cielo con nubes
evidentes es mejor,
tiene sentido el paraguas,
la maniobra cuidadosa.

.

Nombre

Tu bella constancia cadente,
mi combustión,
la que llora, quien cobija,
el emperador y la selva,
todas las que se llaman
María como una bandada
que migra hacia la noche,
hacía un nuevo día,
lo que se apoda,
los nombres que no se dicen,
lo que no tiene nombre,
lo que no nombramos,
quienes nacieron,
quienes se lo ganaron,
quien es posible.

.

Negro

Obedece a la discriminación
entre el día y la noche,
lugar por donde viaja
la luz que da la sombra,
profundidad, elegancia
de la absorción plena,
obtiene sus cualidades
del carbono y de la nada,
carbunclo, joya, cordero,
Spencer, el once, un porvenir,
obsérvese que ciertas luces
son cálidamente negras,
los rayos no las alcanzan
y de ahí salen los brotes
de una selva oscura
en la cual el caminante
encuentra, palpitante,
la tierra de donde todo
desciende, cuyas huellas
son la tinta que eclipsa
a unas fuentes ignorantes.

.

Norte

En el norte hace más calor,
los ojos entreabiertos viven
en otro tiempo más colorado,
más blanco, unos montes
ibéricos acriollados cruzan
las raíces con azúcar, yerba,
caña, ticholos y palabras,
lengua fuerte como tuna.

En el norte es otro país,
el Río Negro obstruye
la visibilidad,
la ruta veintiséis torea
a la humedad capitalina,
muchos de los del norte
cuando llegan al sur
se convierten en milicos.

En el norte hay especies,
en medio de los tajos verdes,
que no se recuerdan,
las piedras bajo el basalto
son como las once leguas,
no son el sur de nada,
una independencia discreta,
ponchazo de viento caliente.

.

Nabo

Palabra presidencial
dedicada a un periodista,
nasal, pronuciada como
con eñe, arma para
descalificar, inauguración
formal de la abolición
de ciertas buenas maneras,
dice el diccionario
del Español del Uruguay
sobre su falismo,
qué pedazo de viejo ano.

.

Numen

El numen del libro
es una emanación mágica
en sociedades cada vez
más iletradas que le dictan
sus anotaciones
a aparatos luminosos
cuya predicción
pronto será ilegible
para sus dueños.

Numen quien escribe,
produce una magia
incomprensible
su técnica
cada vez más exclusiva,
el que escriba
va camino a convertirse
en un escriba.

Numen inaccesible,
a cada vez más
comodidades
de distancia.

Núcleo

Un magma nutricio,
adeene, verbo, cerno, sol,
eje desde donde los rayos
giran y llevan, empuja y atrae,
impregna a todas las cosas,
tambor palpitante
que es ritmo y que es tiempo,
origen y fin, no lo es
sin todo lo que lo satelita,
a veces, por ejemplo,
la verdad acecha
en una oración subordinada,
en el citoplasma, la cáscara,
la cubierta, los cometas,
pero dónde se vio
una hazaña sin corazón,
un asado sin fuego.

.

Nihilismo

Lunes a viernes, esperar
que se pase la fiesta,
un trámite tras otro,
de mujer en mujer, mes
tras mes, año tras año,
una vida inconsciente
de la muerte y su pitazo
final, de que el estadio
se vacía, o tal vez
sabiéndolo pero vacío
como un funcionario
municipal con problemas
en su casa, lo opuesto
al nihilismo es el apego
irrestricto a los jugos
de la carne del momento,
canto y vino, las gracias
al calor en el invierno,
el leve dar vuelta tierra
imperfecto, dedos negros,
que la vida es letanía
y batucada.

.

Novela

Gracias, Líber

La vida es una novela,
la novela bulle como todo bulle,
da vueltas como un trompo,
se desenrolla, pierde la piola
pero nunca el hilo, la vida
tiene estilo y oraciones,
la novela nace de la nada
y del todo, la novela es la vida
de cada uno y de todos,
todo está en vivirla
sabiendo que se termina,
entonces cualquiera decidirá
si vive un culebrón
o se deja escribir
por la mejor literatura.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas con M

printable-letter-m-silhouette

Miseria

Nada más humano
que la miseria,
el pingüino empetrolado,
el oso de la balsa helada,
el que lo quiere todo,
cagador cagón,
cagado al fin,
nada más humano, nada
en el mar del peor
de los hambres,
hace cosas sin techo,
cielo agujereado, río
podrido por la plata,
solo puede ser humana
la miseria, pleonasmo
por tanto el lugar común
de decir miseria humana,
escasez tan abundante,
tan inconfesable,
embanderada,
la más vendida.

.

Mangangá

a May

Parte de la fortaleza
de no ser europeo radica
en la visión del mangangá,
el bicho da coraje
a cuadros de fútbol
y cantores populares
zumbones.
Un gringo ve
un mangangá
y lo mira, lo mira,
lo mira pasar,
piensa en barbarie
y lo escribe prolijo
en una libretita.
El mangangá amarillo
fue mi canción
de la infancia,
y era política.
Mi hermana lloraba
cada vez que veía
unos vaqueros
porque se acordaba
de un mangangá.

.

Miedo

Iba a decir,
con ironía,
que le tenía miedo
al miedo.

Una voz
bajita decía
miedo, bichos,
monstruos
y gallinas
degolladas.

El miedo junta
los corazones,
los más grandes
masajean
a los chicos,
es un tema
de medida
y de amor.

.

Melindre

Toda llena de melindres
y cuidados y puntillas,
tacitas, cucharitas
cada cual para su fin,
viso y miriñaque,
corsé y miraditas,
dragoneo sutil,
aleteo de chaperonas,
detallitos, laberinto
para el beso, el fuego,
para el sí, para el no.

.

Meandro

La palabra meandro
como bucle, cintura, talle,
gesto grácil de los ríos
que dicen cómo es el tiempo,
el limo que viene, las barrancas,
las formas suaves, onduladas,
la calma de los cursos
como panteras, manos,
concavidades para los brazos.

.

Macana

Qué macana, corazón, qué macana,
aquella plata, qué macana la comida
que me dejé en la heladera,
qué macana, ¿no?, la pobreza y eso,
qué macana, podrían haber hecho
otra cosa, qué macana la muerte
si te morís, qué macana enfermarse
a veces, qué macana que no te den
licencia médica, qué macana
que justo estaba por convertirme
y resulta que ahora hay que hacer
no sé qué y no sé cuánto, una macana,
la verdad, qué macana
que te macanean los maracanases
que vienen del pueblo,
se hacen los macanudos, qué macana
los golpes de la vida,
qué macana que yo no sé
si los macanudos no son también
otra macana, qué macana.

.

Mamotreto

Esperpento mórbido de papel
criado a ración sedentaria,
seboso de tapa y contenido,
abstruso, abyecto, suda,
creación de hombres mohosos,
de buzos de lana marrón
de tiempo, silencio sin resumen,
un mamotreto es, básicamente,
un desacuerdo que tiende
a la nada, un litigio con otro
o con el espejo, un expediente
ingresado en la burocracia
de la justicia infinita, si Dios
es el juez debe estar desesperado
por que llegue Turismo.

.

Macumba

Curva sin luz del barrio,
límite entre las casas
y un campito de nieblas.

La rutina atravesaba
la hondonada del invierno.

En la esquina, muchas noches,
brillaba una vela.

Eso podría decir
si me interrogaran.

Mamarracho

Un engendro con padre
y sin madre, rengo,
de tres o cuatro patas,
bizco del único ojo.

Un ingenio de mil madres
peleadas entre sí, sordo,
de muchos brazos gorditos,
no para de hablar.

Un texto de tres manos
contradictorias, componedoras,
una intención subacuática
que da vientos desordenados.

Una moda festoneada
para la foto, con aires
de posteridad, escultura
de manteca rancia de cerdo.

El desordenamiento jurídico,
la resaca de las calles
atrapada en unas rejillas
puesta como estatua principal.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Cielo de los trabajadores

Cielito cielo que sí,
cielo de los trabajadores,
cielo de pico y de pala,
de orgullo y de sinsabores.

Cielo cielito, ocho horas
o a veces de muchas más,
una rutina constante
en la guerra y en la paz.

Cielito de las mujeres
que trabajan todo el día,
y de los hombres también
si siguen su melodía.

Cielo de la madrugada
y la noche del sereno,
cielo de esfuerzo y constancia
y pocos bolsillos llenos.

Cielito cielo que sí,
porque el trabajo es salud,
mucho mejor con medida
y con amor más virtud.

Cielo de los agremiados
igual que de los que no,
patrones o asalariados,
misma cosa vos y yo.

Cielo del que se prepara
en la calle, en Facultad,
del que enmienda sus errores
y que dice la verdad.

Cielito que llega en hora
y da su mejor versión,
trabaja con alegría,
con cerebro y corazón.

Cielito cielo que es obra
construido de tal modo
que si todo el mundo aporta
es un Cielo para todos.

Publicado en poema, Sem categoria | Deja un comentario

Nueva gramática

En estos tiempos desaparecen
partes de los modos, se desgajan,
se pierden como los hielos polares,
dejan el relieve, la perspectiva,
como cuando se pierde una lengua
y se escucha algún lamento
de que se cerrarán unos ojos,
un paladar, una forma de bailar,
bueno, así, desaparece un gajo
de la naranja del mundo, un gomo.

En estos tiempos miserables
de palabras repetidas princesas
rosadas y guerreros celestes,
de papel pintado importado
vomitado por los barcos,
no importa ya tal vez el qué decir,
se precisa una gramática inactual,
del pasado y del futuro, nada
del engaño del presente chillón,
nuevos modos verbales de callar.

En estos tiempos de ojos diabéticos
hacen falta nuevos rezos,
ancestrales, contracorrientes mansos,
de la más suave electricidad,
incomprensiblemente claros,
en esa medida justa necesaria
que desatare los nudos cansadores
por el laburo del día, airemasajeare
y volviérese, sobre sí, frente a no,
reliquia pulsátil, núcleo y sol.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Décimas del Madurazo

9c82a5e1d06db89330a9d1f13601a63b_400x400

Se cae de.

Nota: Tomé el término “Madurazo” de José Arenas

.
La derecha intolerante
unida por el poder
está dando en sostener
que los hechos impactantes
que ocurren instante a instante
hoy mismo por Venezuela,
lo dicen a toda vela,
son como un golpe de Estado
que el Ejecutivo ha dado
y que le arrancó las muelas

a la Asamblea Nacional,
la derecha está diciendo
que ese país se está hundiendo
y todo les sale mal,
lo proclama el capital:
la separación de poderes
implica ciertos deberes,
son pesos y contrapesos
para evitar los excesos
y equilibrar pareceres,

la derecha complotada,
vaya si es un hueso duro,
va diciendo que Maduro
es un bueno para nada
y se manda las cagadas
muy propias del que no sabe
y que distinto era Chávez
que era más habilidoso
en su estilo aparatoso,
al fascista no le cabe

ni una duda razonable
de que el Poder Judicial
ni de un modo vestigial
puede ser el responsable
de legislar, ni se hable,
aseguran que está mal
y que es inconstitucional
por lo cual ven muy madura
una doña dictadura,
la escoria internacional

cuestiona lo acontecido
y lo llaman “Madurazo”
dicen que cae a pedazos
y se escuchan los crujidos
de un sistema que había sido
ideado por el chavismo
y roto por ellos mismos,
¡Uy! ¡Me doy cuenta recién
de que, al pensarlo, también
soy derechista yo mismo!

Publicado en décimas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas que empiezan con L

2000px-font_l-svg

Leona

El pelaje de la leona,
caricia del viento
sobre los pastos altos
entre los que ondula
con falsa suavidad.

Femineidad al acecho,
real, no realeza,
derecho natural,
tradición silenciosa
que mata al león incauto
y elige al que le gusta.

.

Libertades

1

Hieranárquico omníptero,
Magallanes alquímico fundador
de infinitesimales plazoletas
tropipolares, brumas inocentes
otorgadas al postor, pastor
de abrigos de verano, rey
de no otro otrora ramificado
sin rabia, recoveco del rencor
disuelto, írrito, nulo,
de ningún valor desde siempre
aunque con la posibilidad
de bichobolitizarse de nuevo,
mentira, no existe, no es más
que aflojadas de la cincha,
ilusiones color zanahoria,
no es posible escaparse
de la fauce universal.

2

Libertad o con gloria morir
y muriendo también libertad.

País confuso este cuyo
himno primero da opciones
y después se desdice;
encima, hay que elegir
entre lo que no existe
y lo más seguro
y, al final,
te asegura
lo imposible,
¿o libertad es morir?

3

El harén, la monogamia, la piratería
y las otras posibilidades
también son barrotes,
he sentido
que la libertad es el amor
y todo lo contrario.

.

Lucro

Cesante, sin fin,
finisterre sediento producto
del ansia de lo abstracto,
liso y llano el inversor
nos dice que es amoral
y que es solo un jugador,
no lo llamó la madre
a comer mientras jugaba,
huérfano perdido, sin amor,
perdedor.

.

Loor

Loor eterno, mientras dure,
a tu caricia según escribo esto,
loor a nuestro tiempo
impronosticable, en cuyo
loor acaricio el papel,
loor a tu cada vez
más elaborada y lúcida
desvirginidad,
loor al dejarnos llevar
por el viento nuestro
de cada día,
loor al almuerzo sencillo,
al agua, a la siesta,
loor a la red que somos
para pescarnos y así
seguir a flote,
loor a las tardes
en que nos acordamos
de la palabra loor,
que va desapareciendo.

 

Latitud

En otras latitudes es invierno,
en el paralelo treinta y tres,
las fiestas
siempre son con calor.

De otras latitudes
nos mandan celebraciones,
palabras y canciones
con abrigo equivocado.

Vos sos la Tierra,
la luna y el sol
y nuestra latitud
es siempre un ecuador.

.

Locura

Pedía fotos con el muerto
el Loco de los Velorios
con obsesión de Tenorio
y fingía que era tuerto
perjurando que era cierto
el dolor por el extraño,
“la muerte a mí me hace daño,
me duele que todos mueran,
la muerte me desespera
y revive año a año.”

Y, si ninguno moría,
el Loco no descansaba:
con el diario se sentaba
y sobre guerras leía,
a los gritos se ponía,
como la cosa más lógica,
a llorar por necrológicas
de allá de la capital
y sufría por el mal
con fuerza meteorológica.

Llegó a tener internet
cuando pudo, sin demoras,
lloró veinticuatro horas
día tras día todo un mes,
por los cuentos que yo sé
se murió cuando quedó
un día sin conexión,
al no saber quién moría
murió tras corta agonía
y ninguno lo lloró.

.

Lluna

Brillo, reflejo fresco,
ciclos de la vida, constante,
cambiante, idea del círculo
que cae y nace, se deforma
y se forma, más que nada
somos lluna, lluna plena,
llunizna, días lluniosos
a mares, alternancia
de lo seco y lo húmedo,
la lluna es otra cara,
otra cruz, invitación
al templo de entre casa
y al aullido doméstico,
en los raros días de lluna
ocurren toda clase
de milagros y epifanías,
ocasiones rastreables
por los arriates de haikus
y las fertilidades extrañas.

Publicado en poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas K

k26

Karma

Hipoteca insidiosa, fiel
como el dolor, la vida, el error,
el acierto solo aparente, la misma
mujer repetida una vida tras otra,
un collar redondo de decepciones,
oportunidades malogradas, soberbias,
cobardías, esclavitudes de ida y vuelta,
espejos deformantes, gobernantes
omnicrónicos, miserias de todas
las castas, castidades, lujurias,
moderaciones, las exsuegras queridas
de tu mujer, la memoria,
la selección de tiempos equivocados,
la eternidad a la que siempre
le falta tiempo.

Kundalini

Hélice doble de sahumerio cristalino,
gira fluida la serpiente insufladora,
llama sin fuego, llama la luz
invisible que mantiene la columna
que ella misma es, enrollada
en el caduceo, dadora curativa
de los frutos del saber,
brotes de su propio tronco,
raíz y copa unidos por la consciencia
ebria de su propia lucidez,
principio y fin, verdad
impensable, aire, agua,
cielo y canal en el espacio del mar,
giro doble de la hélice cristalina
serpentina que insufla su fluir.

Koala

Salven a los koalas,
compartan la imagen
si están de acuerdo,
entre todos podemos
vencer su extinción,
el ecosistema forestal
no puede perder
sus peluches.

Kriptonita

Afectan al mesías
interplanetario las esquirlas
del pasado, de sus padres,
de sus raíces rotas,
sufre Kal-El al exponerse
al reflejo de su esencia,
nadie es héroe en el espejo
de su tierra,
volaríamos si fuéramos
a otros mundos pero siempre
nos perseguiría
el trauma que nos parió.

K

Jerigonza griega
aterrizada forzosa
en la península
de los conejos,
extranjería germánica,
extravagancia anarca,
estética caótica,
política perosonalista.

Kuwait

Empezaban los noventa
conociendo el Golfo Pérsico,
introducción a la geopolítica
del oro negro, hubo perros
bautizados Saddam
a raíz del iraquí que metió
las manos en el emirato
de Kuwait, hasta entonces
de desconocida existencia,
inicio del fin de Saddam,
veíamos esa guerra
por CNN, en vacaciones,
en tonos de verde
sobre fondo negro,
años después el propio
Saddam, barbudo y desgraciado,
moría por teléfono,
Kuwait tal vez no exista,
quizás nunca existió,
me he preguntado
si no habrá sido un sueño
de las Mil y Una Noches
en que un país se llamaba
peligrosamente parecido
a Uruguay.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario