T, este mes es la T

t

Torque

Que un cuadro de fútbol
bautizado por un electromecánico
se llame Torque no es raro,
ni extraña su ascenso a primera
dada la inyección de capital
internacional, Torque City
podría llamarse el engendro
de camiseta con T.

Que un cuadro de fútbol
ideado en Miami tenga complejo
y carezca de hinchada
es comprensible, como también
que juegue en otra ciudad
y que incluso, tal vez,
con su impulso de morlacos
imprima una impronta amateur,
por su nombre físico,
en la yuyosa historia
del fútbol uruguayo.

Que un cuadro de fútbol
en Uruguay se llame raro
está bien, está El Tanque,
pero qué palabra,
qué pretensión
de incomprensibilidad,
de no ser incluida jamás
en un poema.

.

Taxonomía

De un día para el otro,
el ombú se hace pasto
y Plutón ya no es planeta,
sin preguntarle a los habitantes
del ombú ni de Plutón,

habría que hacer cambios,
como venganza,
en la taxonomía
de las taxonomías.

.

Traducción

Intraducible
a la vastedad de lenguas imperantes,
a las que están en extinción,
las ágrafas, las artificiales,
inclusive a las lenguas hipotéticas
de un cuento de Borges.

Imposible
de leer o de entender en español,
en la propia variedad rioplatense,
en un recreo del Olimar,
en mi casa de siempre,
en mis casas, en el sillón
en que escribo en este instante.

Intransferible
más allá del segundo
en que brotan las palabras
inconscientes de sí mismas,
prohibidas para mi mujer
y para mí, que apenas entreleo
lo que digo en una lengua
traducida de otra lengua
que nunca nadie habló
y que no tiene forma.

.

Trama

La misma trama antigua
cuyos personajes se reponen
como chalchaleros repitiendo
el mismo trauma escrito
por un escritor perverso,
inmortal, de mil cabezas
que son más al cortarlas
bruscamente porque pobres
y agredidas crecen más,
la misma trama antigua
fértil en violencia y muerte
parece empezar siempre,
noticia tras noticia,
un golpe bajo tras otro
acercándose al embudo
del hundimiento.

.

Tiempo

Matamos o tempo,
o tempo nos enterra.

Machado de Assis

Hace tiempo
como hace calor o frío,
por eso no siempre
hace tiempo,
como cuando hace amor,
cuando hace alegría,
en esos oasis actuales
en que no hacemos tiempo.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas U, como Uruguay

original-u

Uruguay

El río desconoce, rutinario,
la tierra que nombra y separa
de otra tierra igual, se trata
de un territorio de doce millones
de vacas, pocas cabezas
y majadas de mates.
Delta sin alas de muchos ríos
que desembocan en la yerba
lenta de dos imperios del pasado
y por estos días es un yuyo
que se vende como joya
de hojas y flores,
su brillo no es de industria
ni de comercio, es pago
de milagros laboriosos
pese a agnósticos y creyentes,
al río no le importa
el dandismo masoquista
que impone la búsqueda
de la infelicidad, la pobreza
por la pobreza, la humedad
con hongos de unos conceptos
provisorios para siempre,
existen, claro, las excepciones,
islas sacrificadas que hacen goles
de otro partido y nadie festeja,
el río es justo y sabio porque ignora
a los que lo desconocen
e igual les da, sin preguntar,
nombre y agua.

.

Uña

En el cielo, brillante,
amarilla, volando
como si fuera la uña
del guitarrero
que toca su canción
en los alambrados.

.

Último

Qué será lo último,
el gesto final, la gente
que esté en la casa
cuando yo me muera
tranquilo en un sillón,
de tardecita, con la paz
que hoy imagino.
Cuál será el último
libro que haya leído,
escrito o recordado,
qué será, quién será
que reciba los pensamientos
postreros, mis últimas
intenciones, la antorcha
que habré llevado,
tal vez bastante bien
porque en la imagen
siempre hay
un grupo de gente,
tal vez mi última familia,
los que nos quisimos.

.

Ufología

Los ojos puestos en el cielo
a ver si alguna estrella
resuelve moverse
contra las leyes de la física,
si un día baja de una nave
una gente diferente
con un mensaje de paz
y de esperanza,
de que el género humano
podrá salvarse algún día
de sus conductas suicidas
o si confirman
nuestros peores miedos,
tan parecidos a nosotros.

.

Utopía

En el monte, la utopía, calma,
escucha los discursos de los pájaros,
mira las columnas de árboles y palmas,
reposa manso en la fuente el cántaro.

No se pinta la utopía en las paredes,
no se siente en las palabras políticas
ni en las protestas, cosas veredes
que, mugrientas, se vestirán de míticas,

nos darán un puesto en el hormiguero,
se arruinarán, como toda idea,
en estertor de ladridos ovejeros.

En el arroyo interno, cada día,
abreva en sí misma y humea
en todos los lugares la utopía.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria, soneto | Deja un comentario

Soneto 2017

Mis éxitos dan flores de fracaso,
al golpe de fortuna le sigue
el golpe de la verdad, sin atraso,
no importa lo que construya o ligue,

las fronteras de mi raciocionio,
los mojones de mi corazón,
lo que desborda de los dominios,
pasional, de la planificación,

el oído que escucha lo que puede
y después tiene que pagar las deudas,
los muros, la armonía, lo que cede,

las piedras no son piedras si me entrego,
se desinfla el aire que me leuda
si trabajo más, con menos ego.

Publicado en poema, Sem categoria, soneto | Deja un comentario

Poemas con S

1588

Sagitario

La constelación de Sagitario,
estrellas incomprensibles, cuadrante
ignoto para los legos en la ciencia
del mapa del cielo nocturno,
está hecha de seres que se juntan
a brillar entre sí, a las risas,
brasas bailando en los ojos,
en busca de la sabiduría
por caminos de tierra humorosa.
Solo es difícil para Sagitario
si los nativos de la casa
se olvidan de su fugacidad,
del necesario camino invisible
temprano de la mañana
o en las napas subterráneas
de la noche solitaria, el espacio.
No se encuentran agricultores
ni vigilantes de tal signo
sino payasos filósofos,
lingüistas del fuego del amor,
almas de la fiesta, veloces
espías de países extintos
que no cuentan sus secretos
sino que los convierten
en flores raras, en criaturas
mitológicas de trato sencillo.

.

Sur

Mitad menos poblada,
más continentes de agua
que de tierra, región por tanto
propicia para las pulsiones
inferiores al cinturón
del Ecuador, subconscientes,
también existe
pero con cruz verdadera,
menos siglos de catedrales,
una franja de buenos vinos
en el paralelo treinta y tres
y mate cebado de futuro,
tendido entre los sures
que están por encontrarse.

.

Sordo

Precisamente del oído
lindero a su mujer.

.

 

Sorete

Desígnase de tal suerte
a la persona desagradable,
poco dispuesta a ayudar,
inservible, rancia,
con la esperanza vana
que sea, amén de maloliente,
dispuesto por el saneamiento
que se encarga de criaturas
descartadas y sin brazos.

.

Soy

Soy el fruto del árbol
del pasado, hijo de las raíces
genealógicas y generacionales,
soy huraño, expansivo, preciso,
descuidado, soy lo que siempre
fui, lo que he ido siendo y haciendo,
soy lo que dicen que hago,
el hijo de dos veterinarios
cuyo signo es caballo,
soy uno que a veces se deplora
y otras veces ama a los otros,
alguien que solo conjuga el ser
en primera persona, con precaución,
soy pieza que se piensa
parte del rompecabezas,
uno que se rompe para hacerse,
soy el incalculable antepasado
de un viejo cuyas arrugas
habré cultivado, seré
mi más fiel descendiente.

.

Sosias

Soy igual a muchos.
Al doctor Amaral,
al novio de una belleza,
al amigo de otra,
a un Gerardo Nieto
más joven y desinflado,
a Pep Guardiola,
a Abel Pintos,
a Ignacio de Loyola,
a una homogeneidad
de pelados, ninguno
de ellos tan desconocido
como yo.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Un apunte político incompleto

Parece que Piñera va a ganar las elecciones en Chile. Se lo ve como “de derecha” y seguramente hay quienes están observando que Macri y Temer también caerían bajo el mismo rótulo. Siempre es interesante observar que, en los casos argentino y chileno, se trata de procesos electorales legítimos, mientras que en Brasil hubo un proceso de tintes palaciegos en el que los integrantes de la coalición que llevó al gobierno a Dilma le soltaron la mano y se la sacaron de encima: no había ganado la “izquierda”. Todos estos gobiernos que llegaron al poder diciendo que eran de “izquierda” se vieron embarrados por diversas situaciones de corrupción (ni hablar de otros, en los que los altos niveles de latrocinio han necesitado del autoritarismo). Como todos estos políticos mesiánicos supieron defraudar las expectativas que generaron, pierden el apoyo y acceden los otros al poder. Es interesante recordar que la mayoría de la gente no es tan limitada como para ser cerradamente ni de “izquierda” ni de “derecha”, por lo que el electorado no es, por suerte, tan manipulable, salvo, claro está, en los quintiles más fanatizados, tradicionalizados o susceptibles al chorizo electoral. No falta, por supuesto, quien hable de planes maestros para recolocar a la derecha en el poder y perder las conquistas, reales y/o hipotéticas que se hayan conseguido. Esta gente me obliga a pensar que tal vez hubo planes maestros para colocar a la izquierda en los gobiernos latinoamericanos, así como una agenda y un libreto homogéneos que no parecen partir de la inquietud de la población (aun cuando podamos concordar con algunos de los conceptos). Acá, en Uruguay, los que dicen que son de izquierda llevan su tercer gobierno (dos gobiernos y eso de Mujica) y, aparentemente, lo que los puede mantener en el poder puede ser la inutilidad manifiesta de los opositores y el conservadurismo de los uruguayos que son, por costumbre y por ética del estado paternalista, colorados y batllistas.

Publicado en Sem categoria | Deja un comentario

Poema de amor de Mercedes y Daniel

Un campo familiar, florido, desalambrado,
era la paz del retozo de Mercedes y Daniel,
se paseaban los amantes de la mano,
en vaivén hamacado, irregular, mariposas
se mecían en sus brincos de paz y amor,
él todavía no se parecía a Leonard Cohen,
el aire se deslizaba por su cuello hermoso,

laray, laray, cantaban entre sonrisas,
qué linda la madrugada y la pasión por la historia,
eran un cuadro de arte liviano,
besos pintados con un realismo impresionista,
campestres, él tañía los pastos
como si fueran seis cuerdas,
ella confundía el azul de sus ojos
con el cielo sin fronteras,
como en una propaganda de jabón,
un heidismo primordial,

eran dos jóvenes entregados
a la obra divina y la virtud,
espíritu y materia eran la ciencia
de la concordia, la amistad, el mate franco,
coincidían certeros entre las nubes
blancas como sábanas al vuelo,
banderas rendidas al transcurso
de la mirada y el oído armonioso,
ella hablaba de gurises y él de chicos,
eran parte de lo mismo, lo sabían,
una bandada de libros y canciones
de días fastos para una nación sin fronteras
en la que envejecer abrigados,
acunados por la tradición
de un mutuo sol trasfoguero.

Publicado en poema, Poemas de rarezas, Sem categoria | 4 comentarios

Poemas de la R

5877

Restos

Uruguay despide los restos
de Washington Benavides,
dice el informativo.

¿Qué son los restos
de un poeta? ¿Borradores,
cenizas del libro quemado
en Tacuarembó?

Ardió con fuego nuestro
y alumbró con milongas
las voces de los cantores,
qué restos va a tener
si ha brotado en tantos
campos y en el aire,

no tiene restos,
deja montes plantados
de jazmines del país
y un enredo desatado.

.

Recuerdo

Con carácter de mantra y urgente
vienen siendo mis recuerdos,
el tiempo insiste en no estar,
rosario fiel, repetido,
vuelve a las seis milanesas,
la lluvia insípida de un beso,
los hombros dormidos suaves,
la cabaña, la frase que un día
reveló la esencia, insidiosamente
un estribillo adverso, anterior,
el inicio fulgurante y el temblor
detonado, la nación desvanecida,
la casa con cimientos de aire
y una nubazón pertinaz,
negra, sobre los ojos del corazón.

.

Riesgo

En Villa Riesgo
hay una población estable
con todos los rasgos
iluminados por las rayitas
de luz
de la celosía,
no corren el riesgo,
lo caminan,
de vivir allí.

.

Ruta

La ruta acostada, a poca distancia
de mi casa, de mis pasos,
me llamaba con su voz gris,
a su lejanía.

La sed, el cansancio y la fe
se empinan con los kilómetros,
los cerros, el sol, los cuervos,
la bicicleta pesa más,
la ruta se pone de pie.

Se sabe la propia altura
no al escribirla,
ni siquiera en mil libros,
sino al dejarse cincelar.

.

Romance

El romance es una piedra
que canta y rueda en el agua,
lo pulen el tiempo y las voces
por donde circula y mana,
cuenta la historia de un preso
cuyas alas se desatan,
nos coloca entre la sangre
del fragor de la batalla,
el romance es como un río
de orillas viejas y exactas
que cruza mapas ignotos
desde una gente lejana
hasta los soles de hoy,
tiene el brillo de mil canas
y la frescura del brote
de tantísimas mañanas,
el romance es una lengua
de muchas ramas hermanas,
es el aire que susurra
entre raíces y ramas,
un perfume singular
y común que se derrama,
hierve liviano y fresco,
refugio, remanso y llamas,
una posta hecha de versos
a lomos de la guitarra.

.

Rol

Cada cual tiene su rol
en el juego de los roles,
a unos les toca de sol
y a algunos otros bemoles.

Cada cual lleva su sayo
y su armamento de plástico,
en cada esquina hay ensayo
de las caras con elásticos.

.

Rasgo

1

El Artigas sabio de Blanes,
el bigote de Don Pepe,
el poncho de Chiquito,
la sonrisa aguda de Wilson,
las cejas, el brazo cortado,
una gorra del pasado
y un párpado que cae
en el tiempo de la comisura,
la cara nublada en el espejo,
tenemos rasgos comunes
y siempre queremos admitir
más unos que otros.

2

La suavidad de los comienzos,
los rasgos encandilantes
de tu belleza y mis rasgos
más amables.

Hay rasgos, después,
que se encargan
de lijar los principios

 

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario