Poemas con P

9xstziwv

Palabras

Jhonny Reyes escribió,
en un texto titulado “Palabrutas”,
que las palabras eran hormigas
que lo llevaban.

Éramos jóvenes,
uno maduro para la poesía
y otro pronto para ver,
por siempre,
renglones en la tierra.

Él leía a Octavio Paz
y yo lo leía a él,
en ese orden,
y pateábamos
la principal avenida
discrepando a cada paso.

.

Puta

Curvatura del espacio,
invaginaciones,
de la que el hombre
se cree dios, propietario,
y en la que se considera,
además, bienvenido.

Pero el tiempo late
como un boomerang.

.

Puto

Los del otro cuadro son
todos putos,
los del otro cuadro son
todos putos,

y dichas estas verdades
ha quedado establecido
por los unos y los unos,
recalcado y aprendido,

que los heterosexuales
somos solo los hinchas
de los cuadros chicos.

.

Persona

No debo ser buena persona.
En todo caso, he adquirido
algunas habilidades
en el ceremonial y la máscara,
soy puntual y cumplidor,
tras años de ensayo
simulo tener iniciativas,
ideas o soluciones,
algunos parecen quererme,
las mujeres, al marcharse,
dicen que soy buena gente.

Pero no le creo a nadie.
Estoy aferrado a una frazada
que tiene quince años
y no la doné a los inundados,
la guardo por si un día
me sorprende otra mudanza,
ahorro, especulo con el dólar,
querría ser capitalista,
me preocupa la vida
de un viejo con mi cara
pero gastada y sin plata,
temo que solo, cumpliendo
mi contrato hasta los noventa,
sin saber a quién legarle
mis máscaras de libros
obsoletos, el vestuario
de paredes y humedades,
todas mis negligencias.

.

Pelota

Imán para malabaristas
y troncos, dios para los niños
que seguiremos siendo,
hay quien logra domesticar
a la divinidad pero los signados
por lo equino o lo perruno
hacemos rituales ridículos,
toscos, espasmódicos, tácticos,
tras la gravedad
de un planeta a escala,
hoja redonda
para cuya escritura
somos analfabetos,
aun cuando un día,
de milagro, hayamos podido
encontrar con ella la belleza,
la ruta justa en el aire,
un texto con tres dedos,
con enganche, con sombrero.

.

Poeta

Dícese poeta y anúlase,
en el ejercicio del yo,
el canal de la poesía,
nómbrase poeta
en los precisos y largos
instantes en que no crea,
siéntese poeta
en el tiempo desértico
en que no lo llevan
la palabra y el silencio,
quiérese poeta
cuando no riega, no poda,
no alimenta y no estudia
las medidas de un sayo
que siempre es para otro.

.

Puteada

Informe emisión de excrementos,
culos, conchas, madres, mezcla
más o menos constante, previsible,
sanción caprichosa referida
a aspectos al sur del cinturón,
corte grueso por lo más bello,
negación de lo grácil, válvula
de escape constante de energía,
bulle en ollas de cabezas podridas,
organizada, alentada, desalentadora,
cuchillos de mierda que se clavan
donde se ve más blando,
un no saber dictatorial,
contrario a lo que mucha gente
piensa, recomiendan los monjes
en contacto con el magma de la vida
no dejar de putear sino saber
que el tao es poema y cloaca.

.

Poema

Mario Quintana, Cecília Meirelles,
Manuel Bandeira, Jorge Luis Borges,
Octavio Paz, Quevedo, Lope de Vega,
Antonio Machado, Delmira Agustini,
Ferreira Gullar, Alfredo Fressia,
Les Murray, Shakespeare, Cervantes,
Fernando Pessoa, César Vallejo,
Vinicius de Moraes, João Cabral,
Ángel González, Walt Whitman,
Omar Khayyam, Juana de Ibarbourou,
busquen ahí, y pidan más nombres.

.

Poesía

Veo el fuego,
ella está por llegar,
voy a buscar palabras,
que jamás van a llegar,
para llenar todo el tiempo,
el mundo, la memoria y los libros
de nuestro abrazo.

 

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

O

2000px-font_o-svg

Otro

Leo a los otros, a Octavio,
a Borges, a José Emilio Pacheco,
a alguno de los que fue Pessoa,
para saber qué pensaron,
qué sintieron otras voces
y descubro que lo otro es elusivo:
cada vez que un verso suyo,
una imagen, una huella,
un rayo, una cadencia,
se acomodan luminosos
en mi cauce y se toman
un vino conmigo, un mate,
se comen un asado,
se entienden con mis ojos,
mis oídos y mi ritmo,
dejan de inmediato de ser otros,
se convierten, reposados,
siempre vivos, en yo mismo,
me aúpan y me ponen
a la altura de su calma,
su dolor, del eco de sus pies
explorando la copa
de carne, de tierra y de cielo
donde late la vida, sin palabras.

.

Omitir

Omití vivir algunas cosas,
trámites para ciertas otras,
omití errores y aciertos,
la atención al gesto ajeno,
omití el dolor propio
y me pasé por alto
más de un detenimiento,
omití más de una vez
al son del tino y el criterio
pero omití también,
no hay que omitirlo,
por miedo, egoísmo,
ignorancia o gran torpeza
para parar el tiempo
y ser más presente.

.

Ovni

He pasado desde chico
con la mirada en el cielo
en busca de objetos
para no identificar,
con la esperanza
de saber de la vida
interplanetaria,
sin haber visto nada
de los reinos de este mundo,
he andado a la procura
de unos dioses comprensibles
con rango de embajadores,
unos futuros presentes
que sugieran la posibilidad
de que sobreviviremos.

.

Oprobio

Oprobio constituye el mal gobierno,
definido por la lexicografía
del dolor como el hurto,
la confusión del público
y lo privado, la violencia
hacia la norma y la persona,
la ceguera, el apuro,
la demagogia que se vale
de los dichos entrañables
y el silencio filosófico
para destriparnos las entrañas
y hacer que nada tenga valor,
que no haya norte y que el sur
también desista.

.

Ocasión

Aprovecho la ocasión
en que estreno zapatos a medida
y vivo este día de entre casa
con mi mayor elegancia
y comodidad para que decanten
la carne, el vino y el café
con una guitarra tranquila
y el aire del invierno
se organice en un trillo
de huellas invisibles,
sigo los pasos del baile
de todas las cosas,
pienso que el mundo es lindo,
que la vida es posible
y es una ocasión.

.

Ocaso

Aprendí en mi pueblo
que “El Ocaso”
era una empresa fúnebre,
tuve noticia, después,
de que era la puesta de sol.

Si morir es como
el mar de tardecita
o el final de la calle
de mi casa de gurí,

me voy a ir yendo tranquilo
oyendo en la radio las voces
de Braulio, del Pepe,
de Chalar y el Sabalero.

.

Odio

No puedo odiar,
no aguanto el peso
insoportable del odio,
hay que quererse poco
para andar con tanta carga
inútil, triste, amorfa y lenta.

.

Olvido

Soy un ser hecho de olvido,
no concibo vivir si no se olvida,
tengo unas libretas en que anoto
los mandados, las cuentas,
las palabras que me asaltan
y tengo que escribir,
el olvido es analgésico
y estimulante, queda atrás
el dolor de las partidas
y el placer supremo,
entonces es posible construir
una vida a cada instante
aunque debo dejar anotado
que, de alguna manera rara,
no repito exactos los pasos
ni las palabras
y es como si el olvido
fuera solo una ilusión.

.

Obligación

La educación es obligatoria,
los impuestos son obligatorios,
el respeto, el cuidado, detenerse
y avanzar son obligatorios,
comer, orar, callar y amar
son aun más obligatorios,
buscar la paz, la felicidad,
la libertad y la solidaridad
son infinitamente más
obligatorios y si no
haga la prueba de faltar
a sus obligaciones
y verá qué clase de facturas
le va a pasar la vida,
que también es obligatoria.

.

Órbita

No sabemos más camino
que el de nuestro orbe,
similares a los mosquitos,
cascarudos y barboletas
en torno a las lamparitas.

.

Oh

Era una palabra muy usada
en poemas que no me gustaban,
interjección que sentía innecesaria,
pero me dejaste sin palabras
cuando, desnuda, alumbraste la noche,
oh, diosa de piel, carne y perfume.

.

Odisea

Toda vida es odisea,
estamos todos de vuelta
a los brazos del amor
tras el espanto de la guerra,
detenidos por el tránsito
de otros que también
no hacen más que intentar
volver a sus casas,
cada uno en su odisea,
un poco somos Odiseo
y otro poco Circe,
los Cíclopes, los vientos.

.

O

Elija usted su camino
cuando esté en la disyuntiva
pero la vida y el mundo
son redondos como la o,
disfrute el diseño cambiante
de las veredas del paseo
que siempre retorna.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas con Ñ

00d1-500x500

Ñeri

Ñeri niní, vamo lo pi,
ñeri altas llantas,
ñeri coso, caño, yuta,
ñeri Ñike, niño ñeri,
¿hay ñeris adultos?
Ñeri Shopping,
candidato comerciante
busca el voto ñeri,
el futuro se pregunta
si le llegarán
los ñeris escritos,
la literatura ñeri,
el ñeri sinfónico,
el monumento al ñeri,
un ñeri presidente,
ñeri de exportación,
ñeris hegemónicos,
ñeris de toda ñeridad.

.

Ñaupa

Entre las cosas que se hicieron
en el año del Ñaupa
pueden verse las raíces,
los cimientos, las ganas
de lo que sería
y dejaría de ser,
el esqueleto indeleble
del hilo de la historia
de boca en boca,

entre las cenizas
del Ñaupa mítico
mantienen el fuego refranes,
yuyos, recetas de tierra,
familias madres
de las familias de ahora,
millones de años sagrados,
una antorcha seca,
unas semillas,
un recordatorio.

.

Ñ

Plato hispánico
con bandera ondulante
de jamón difícil
de morder,
España, Peñarol,
años, niños,

solución económica
para las dos letras
de un sonido nuevo,
paño, peña, daño,
araña, saña, mañas,

recibió amenazas
pero el español
es lengua
porque tiene ejército,
roña, cuña, leña,
caña, estaño, caño,

letra poco dada
a la intemperie
de la inicial
y ajena al final,
maraña tamaña,
joya extraña.

.

Ñandubay

Indio tercamente enamorado,
raíz firme, poste sempiterno,
espina, flor y leña,
comida del ñandú,
fuerza con detalles dorados,
calma del que resiste
todos los embates,
debiera haber avenidas
de puro ñandubay.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas con N

n19

Nubes

Un cielo así, abriloso,
como de primero de mayo,
sin sombra de nubes,
ni un algodón,
solo luz.

Un cielo así,
tan voluble, volátil,
una tormenta sin nubes
se descargó tronando
entre nosotros.

Un cielo con nubes
evidentes es mejor,
tiene sentido el paraguas,
la maniobra cuidadosa.

.

Nombre

Tu bella constancia cadente,
mi combustión,
la que llora, quien cobija,
el emperador y la selva,
todas las que se llaman
María como una bandada
que migra hacia la noche,
hacía un nuevo día,
lo que se apoda,
los nombres que no se dicen,
lo que no tiene nombre,
lo que no nombramos,
quienes nacieron,
quienes se lo ganaron,
quien es posible.

.

Negro

Obedece a la discriminación
entre el día y la noche,
lugar por donde viaja
la luz que da la sombra,
profundidad, elegancia
de la absorción plena,
obtiene sus cualidades
del carbono y de la nada,
carbunclo, joya, cordero,
Spencer, el once, un porvenir,
obsérvese que ciertas luces
son cálidamente negras,
los rayos no las alcanzan
y de ahí salen los brotes
de una selva oscura
en la cual el caminante
encuentra, palpitante,
la tierra de donde todo
desciende, cuyas huellas
son la tinta que eclipsa
a unas fuentes ignorantes.

.

Norte

En el norte hace más calor,
los ojos entreabiertos viven
en otro tiempo más colorado,
más blanco, unos montes
ibéricos acriollados cruzan
las raíces con azúcar, yerba,
caña, ticholos y palabras,
lengua fuerte como tuna.

En el norte es otro país,
el Río Negro obstruye
la visibilidad,
la ruta veintiséis torea
a la humedad capitalina,
muchos de los del norte
cuando llegan al sur
se convierten en milicos.

En el norte hay especies,
en medio de los tajos verdes,
que no se recuerdan,
las piedras bajo el basalto
son como las once leguas,
no son el sur de nada,
una independencia discreta,
ponchazo de viento caliente.

.

Nabo

Palabra presidencial
dedicada a un periodista,
nasal, pronuciada como
con eñe, arma para
descalificar, inauguración
formal de la abolición
de ciertas buenas maneras,
dice el diccionario
del Español del Uruguay
sobre su falismo,
qué pedazo de viejo ano.

.

Numen

El numen del libro
es una emanación mágica
en sociedades cada vez
más iletradas que le dictan
sus anotaciones
a aparatos luminosos
cuya predicción
pronto será ilegible
para sus dueños.

Numen quien escribe,
produce una magia
incomprensible
su técnica
cada vez más exclusiva,
el que escriba
va camino a convertirse
en un escriba.

Numen inaccesible,
a cada vez más
comodidades
de distancia.

Núcleo

Un magma nutricio,
adeene, verbo, cerno, sol,
eje desde donde los rayos
giran y llevan, empuja y atrae,
impregna a todas las cosas,
tambor palpitante
que es ritmo y que es tiempo,
origen y fin, no lo es
sin todo lo que lo satelita,
a veces, por ejemplo,
la verdad acecha
en una oración subordinada,
en el citoplasma, la cáscara,
la cubierta, los cometas,
pero dónde se vio
una hazaña sin corazón,
un asado sin fuego.

.

Nihilismo

Lunes a viernes, esperar
que se pase la fiesta,
un trámite tras otro,
de mujer en mujer, mes
tras mes, año tras año,
una vida inconsciente
de la muerte y su pitazo
final, de que el estadio
se vacía, o tal vez
sabiéndolo pero vacío
como un funcionario
municipal con problemas
en su casa, lo opuesto
al nihilismo es el apego
irrestricto a los jugos
de la carne del momento,
canto y vino, las gracias
al calor en el invierno,
el leve dar vuelta tierra
imperfecto, dedos negros,
que la vida es letanía
y batucada.

.

Novela

Gracias, Líber

La vida es una novela,
la novela bulle como todo bulle,
da vueltas como un trompo,
se desenrolla, pierde la piola
pero nunca el hilo, la vida
tiene estilo y oraciones,
la novela nace de la nada
y del todo, la novela es la vida
de cada uno y de todos,
todo está en vivirla
sabiendo que se termina,
entonces cualquiera decidirá
si vive un culebrón
o se deja escribir
por la mejor literatura.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Poemas con M

printable-letter-m-silhouette

Miseria

Nada más humano
que la miseria,
el pingüino empetrolado,
el oso de la balsa helada,
el que lo quiere todo,
cagador cagón,
cagado al fin,
nada más humano, nada
en el mar del peor
de los hambres,
hace cosas sin techo,
cielo agujereado, río
podrido por la plata,
solo puede ser humana
la miseria, pleonasmo
por tanto el lugar común
de decir miseria humana,
escasez tan abundante,
tan inconfesable,
embanderada,
la más vendida.

.

Mangangá

a May

Parte de la fortaleza
de no ser europeo radica
en la visión del mangangá,
el bicho da coraje
a cuadros de fútbol
y cantores populares
zumbones.
Un gringo ve
un mangangá
y lo mira, lo mira,
lo mira pasar,
piensa en barbarie
y lo escribe prolijo
en una libretita.
El mangangá amarillo
fue mi canción
de la infancia,
y era política.
Mi hermana lloraba
cada vez que veía
unos vaqueros
porque se acordaba
de un mangangá.

.

Miedo

Iba a decir,
con ironía,
que le tenía miedo
al miedo.

Una voz
bajita decía
miedo, bichos,
monstruos
y gallinas
degolladas.

El miedo junta
los corazones,
los más grandes
masajean
a los chicos,
es un tema
de medida
y de amor.

.

Melindre

Toda llena de melindres
y cuidados y puntillas,
tacitas, cucharitas
cada cual para su fin,
viso y miriñaque,
corsé y miraditas,
dragoneo sutil,
aleteo de chaperonas,
detallitos, laberinto
para el beso, el fuego,
para el sí, para el no.

.

Meandro

La palabra meandro
como bucle, cintura, talle,
gesto grácil de los ríos
que dicen cómo es el tiempo,
el limo que viene, las barrancas,
las formas suaves, onduladas,
la calma de los cursos
como panteras, manos,
concavidades para los brazos.

.

Macana

Qué macana, corazón, qué macana,
aquella plata, qué macana la comida
que me dejé en la heladera,
qué macana, ¿no?, la pobreza y eso,
qué macana, podrían haber hecho
otra cosa, qué macana la muerte
si te morís, qué macana enfermarse
a veces, qué macana que no te den
licencia médica, qué macana
que justo estaba por convertirme
y resulta que ahora hay que hacer
no sé qué y no sé cuánto, una macana,
la verdad, qué macana
que te macanean los maracanases
que vienen del pueblo,
se hacen los macanudos, qué macana
los golpes de la vida,
qué macana que yo no sé
si los macanudos no son también
otra macana, qué macana.

.

Mamotreto

Esperpento mórbido de papel
criado a ración sedentaria,
seboso de tapa y contenido,
abstruso, abyecto, suda,
creación de hombres mohosos,
de buzos de lana marrón
de tiempo, silencio sin resumen,
un mamotreto es, básicamente,
un desacuerdo que tiende
a la nada, un litigio con otro
o con el espejo, un expediente
ingresado en la burocracia
de la justicia infinita, si Dios
es el juez debe estar desesperado
por que llegue Turismo.

.

Macumba

Curva sin luz del barrio,
límite entre las casas
y un campito de nieblas.

La rutina atravesaba
la hondonada del invierno.

En la esquina, muchas noches,
brillaba una vela.

Eso podría decir
si me interrogaran.

Mamarracho

Un engendro con padre
y sin madre, rengo,
de tres o cuatro patas,
bizco del único ojo.

Un ingenio de mil madres
peleadas entre sí, sordo,
de muchos brazos gorditos,
no para de hablar.

Un texto de tres manos
contradictorias, componedoras,
una intención subacuática
que da vientos desordenados.

Una moda festoneada
para la foto, con aires
de posteridad, escultura
de manteca rancia de cerdo.

El desordenamiento jurídico,
la resaca de las calles
atrapada en unas rejillas
puesta como estatua principal.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario

Cielo de los trabajadores

Cielito cielo que sí,
cielo de los trabajadores,
cielo de pico y de pala,
de orgullo y de sinsabores.

Cielo cielito, ocho horas
o a veces de muchas más,
una rutina constante
en la guerra y en la paz.

Cielito de las mujeres
que trabajan todo el día,
y de los hombres también
si siguen su melodía.

Cielo de la madrugada
y la noche del sereno,
cielo de esfuerzo y constancia
y pocos bolsillos llenos.

Cielito cielo que sí,
porque el trabajo es salud,
mucho mejor con medida
y con amor más virtud.

Cielo de los agremiados
igual que de los que no,
patrones o asalariados,
misma cosa vos y yo.

Cielo del que se prepara
en la calle, en Facultad,
del que enmienda sus errores
y que dice la verdad.

Cielito que llega en hora
y da su mejor versión,
trabaja con alegría,
con cerebro y corazón.

Cielito cielo que es obra
construido de tal modo
que si todo el mundo aporta
es un Cielo para todos.

Publicado en poema, Sem categoria | Deja un comentario

Nueva gramática

En estos tiempos desaparecen
partes de los modos, se desgajan,
se pierden como los hielos polares,
dejan el relieve, la perspectiva,
como cuando se pierde una lengua
y se escucha algún lamento
de que se cerrarán unos ojos,
un paladar, una forma de bailar,
bueno, así, desaparece un gajo
de la naranja del mundo, un gomo.

En estos tiempos miserables
de palabras repetidas princesas
rosadas y guerreros celestes,
de papel pintado importado
vomitado por los barcos,
no importa ya tal vez el qué decir,
se precisa una gramática inactual,
del pasado y del futuro, nada
del engaño del presente chillón,
nuevos modos verbales de callar.

En estos tiempos de ojos diabéticos
hacen falta nuevos rezos,
ancestrales, contracorrientes mansos,
de la más suave electricidad,
incomprensiblemente claros,
en esa medida justa necesaria
que desatare los nudos cansadores
por el laburo del día, airemasajeare
y volviérese, sobre sí, frente a no,
reliquia pulsátil, núcleo y sol.

Publicado en Diccionario de poemas, poema, Sem categoria | Deja un comentario